Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Entradas etiquetadas como ‘valladolid’

El peor concierto de Bruce Springsteen que nunca vi, en Valladolid


Bruce aterrizó en España para cinco conciertos de su gira ‘Working on a dream’. Su objetivo era no repetir ciudades respecto a 2007 y 2008. Así que había muchas pretendientes. Las ganadoras fueron Bilbao, Sevilla, Benidorm, Valladolid y Santiago. Llenó en Bilbao, Valladolid (yo diría que sí) y Santiago. En Benidorm rozó el lleno y en Sevilla se pegó un batacazo monumental debido a que en un estadio de 50.000 personas en el sur de España era casi imposible que picase mucha gente porque los precios eran de unos 60-80 euros. Con todo esto, y sabiendo de mi presupuesto escaso, creo que escogí muy bien: Valladolid y Santiago. Dos días seguidos (1 y 2 de agosto) y luego viajecito por Galicia para enseñarla a unos familiares.
El concierto de Valladolid fue en el estadio de fútbol y se preveían unos 25.000-30.000 espectadores. Conseguí habitación para mí en un hotel a las afueras de la ciudad por un precio aceptable para ser una individual y elegí el tren desde Chamartín para llegar en un media-distancia a la capital de la región castellano-leonesa. 2 horas y media de viaje al lado de un obeso que olía muy mal, tan mal que tenía que girar mi cara hacia la ventanilla para así respirar algo mejor. Cuando mucha gente se bajó en Medina del Campo pude moverme para elegir otro sitio. Menos mal.
Lo que parecía casi imposible en un 1 de agosto se cumplió: día desapacible y muchísima lluvia en Valladolid. Una mañana aguada con tormentas no invitaba a quedarse haciendo cola para acercarme lo máximo posible a Bruce. Volví a ver a dos compañeras ‘brusistas’ (Pati y Marta) y decidimos coger un taxi para a las 11:30 horas posicionarnos en la cola. Era tal el diluvio que cuando llegué allí (apenas estaba preparado con ropa de abrigo e impermeable) decidí que lo mejor era acudir al hotel. Por ello solicité un taxi y echando hostias entré en la habitación reservada. Gran opción, ya que dormí durante unas dos horas. A las tres desperté y me encaminé hacia el centro de la ciudad y comí en un bar de pizzas. Di una vuelta por lo más conocido de Valladolid (no me gustó nada, salvo la plaza mayor un poco) y comprobé que había autobuses que llevaban por un euro o algo así al estadio. Aterricé a las cinco y empecé a hacer la cola.
Lo buenísimo es que me encontré con Adolfo y un amigo suyo. A Adolfo le conocí en Roma, creo, dos semanas antes y resultó un concierto más llevadero con él.
A las nueve casi en punto saltó Bruce a la palestra y nos ofreció el concierto más corto de la gira española de unos 160 minutos (el hecho de que tocase en Santiago un día después influyó) y el sonido fue absolutamente lamentable (ni sabía qué era lo que Roy Bittan emitía en la introducción con su acordeón). Todos los males se disiparon aun así con mi BADLANDS (los gestos de Bruce valían 60 euros) y la mala noticia es que fallaba la pantalla central a menudo. Me encantaron el TRAPPED, el GREAT BALLS OF FIRE, el SOMETHING IN THE NIGHT y el SEVEN NIGHTS TO ROCK. Creo recordar también que el MY LOVE WILL NOT LET YOU DOWN resultó espectacular por el maltrato de la batería de Max en su solo casi al final de la canción. Os muestro algunas canciones de este concierto que para mí ha sido el peor de los 15 que he visto de Bruce hasta ahora.




Listado en http://www.backstreets.com/setlists2009a.html

España Cañí [Roy solo accordion intro]
Badlands
No Surrender
Night
Hungry Heart
Outlaw Pete
Spirit in the Night
Working on a Dream
Seeds
Johnny 99
Trapped
Raise Your Hand
Great Balls of Fire
Something in the Night
Surprise, Surprise
My Love Will Not Let You Down
Waitin’ on a Sunny Day
The Promised Land
Girls in Their Summer Clothes
American Skin (41 Shots)
Lonesome Day
The Rising
Born to Run
* * *
Seven Nights to Rock
American Land
Bobby Jean
Dancing in the Dark
Twist and Shout

Anuncios

Conflictos entre agentes y clubes


Los agentes tienen un poder infinito en cualquier disciplina. Intermedian, representan, facilitan las acciones y hacen y deshacen como estiman. Los clubes suelen caer en sus fauces (si tú quieres esto, también debes querer esto y si no, no hay trato). Pero también los clubes caen en los problemas que ellos mismos crean. Esto es lo que ha pasado con el Valladolid de baloncesto y la agencia de representación U1st.

El club incumplió los pagos con un jugador (algo muy habitual e inmoral al mismo tiempo) y este jugador (Lamont Barnes) decidió abandonar el carro por su propio derecho y denunció en la FIBA este desaguisado. Esto conllevó que el club no pudiese recibir dos transfers de clubes extranjeros para incorporar a dos jugadores (Touré y Bagaric) que vinieran de clubes no españoles. Como un juez apoyó al Valladolid a la hora de dictaminar que sin la posibilidad de recepción de esos transfers el club estaba diezmado para competir, en la primera jornada el CAI-Valladolid no se disputó.

Gracias a una reunión de última hora ayer, la situación se solucionó. Los agentes llevaban razón y usaron la ley para a su vez fastidiar a un club que no gestionaba bien sus cuentas y que se hallaba en situación concursal, pero la postura de los representantes bloqueó la liga. Ellos aceptaron recibir el dinero de Barnes con unos plazos fijados por la ley concursal y el Valladolid dio la carta de libertad a Báez (jugador de U1st), el cual no podía jugar en otro equipo que el pucelano ya que por una ley de la liga española si no había recibido ofertas en verano, él tenía que jugar únicamente en Valladolid si optaba por quedarse en España.

Un lío de leyes en el que han quedado demostrados el poder de los agentes, la mala administración de los clubes y el arreglo a medias para no causar males mayores. La negociación es así.

Lo que no se puede hacer es mantener una liga de mentira en la que el dinero no existe y si proviene de algún lado es de las arcas públicas principalmente. Así no se puede continuar. Que haya tantos clubes en situación concursal no favorece a nadie.

Mi valoración de la Copa del Rey


Seré explícito y diré qué ha hecho cada equipo en unas pocas líneas:

– Valladolid: Atenazados es poco. En cuanto que no les entraron los triples ante el Valencia, dejaron de defender. Escasez de centímetros en la pintura a la hora de la verdad.

– Valencia: Se notó en exceso que Claver resultó noqueado por la defensa madridista y que la rotación exterior fue más que limitada. Por dentro no despuntaron Savanovic ni Lishchuk. Por eso, no fueron finalistas.

– Bilbao: De menos a más en los cuartos y trampeados hasta cierto punto en los momentos clave. Necesitan algún killer más para poder afrontar este tipo de partidos.

– Baskonia: Desaprovechamiento de los recursos y exceso de utilización de los titulares. Los suplentes tampoco respondieron y por eso cayeron con tanta contundencia en las semis y estuvieron a punto de fracasar en los cuartos.

– Gran Canaria: Demasiado hicieron. Plantilla que ha quedado muy descompensada por la baja de Savané. Posesiones largas y menos penetraciones de las debidas con un esquema de juego muy abierto. En defensa intentaron dar el do de pecho con una rotación de 9.

– Joventut: Animadores de los cuartos durante unos minutos, pero en el lodo al final del partido contra el Barcelona. Con 7 jugadores poco se puede hacer. Y si ninguno de estos está entre los 10 mejores de la ACB, peor todavía.

– Real Madrid: A ratos muy sólido y no encantó a nadie. ¿Lo mejor? Que Suárez, Prigioni, Sergio Rodríguez y Mirotic se echaron el equipo a las espaldas. Messina acabó satisfecho porque compitió, pero no convence a nadie. Seguramente, ni aunque ganase convencería a la parroquia madridista que se ve netamente inferior al Barcelona. Dinero desaprovecho al máximo. Llegó roto el equipo con 9 jugadores de rotación (los 3 que no jugaron eran de todo menos mancos).

– Barcelona: Tuvo dos bajones antes de la final, pero como tiene una rotación tan amplia y defiende con tanta intensidad, dieron igual. En la final supo matar al Real Madrid con 2 triples al principio del tercer cuarto y llegó más entero al último cuarto, el cual lo empezó con más 5. Dilema Mickeal-Anderson para el futuro más próximo.

Nuevos tweets de la Copa en mi Twitter


Si quieres saber mis opiniones sobre la Copa, accede a @CVelascoGigante en Twitter. Esta mañana hubo muchas actualizaciones.

El liderazgo en un equipo de baloncesto


¿Quién debe ejercer el liderazgo en un equipo de baloncesto, ya sea amateur o profesional? ¿El jugador más experimentado? ¿El entrenador? ¿El que mete más puntos? ¿El que tiene más carisma? ¿El que lee mejor el juego? ¿El que se mete en menos problemas? ¿El que dice las cosas a la cara? ¿El que junta a los compañeros cuando hay un bache en el juego durante un partido? ¿El que da la razón al entrenador?

Es una cuestión que me parece muy interesante y que no promueve la formación de teorías sólidas, es más, sólo añadiría dos clasificaciones o posibilidades:

– Que el liderazgo venga ejercido por el entrenador: En ese caso todos los jugadores se deben sentir muy identificados con la marcha del equipo y deben conocer perfectamente sus roles (cada uno debe saber si debe tirar 10 tiros o si debe jugar sólo 15 minutos). El problema de este liderazgo se evidencia a la hora de confeccionar una plantilla: todos los jugadores deben ser homogéneos en su comportamiento y no rechistar al entrenador sin permiso previo.

– Que el liderazgo lo acarree un jugador: Si se trata de un equipo joven, a veces cuesta otorgar esa posición y queda difuminada en ciertas circunstancias negativas. Si hay una gran diferencia en cuanto la edad, indudablemente habrá dos factores: años de permanencia en el club y veteranía.

Aportaré otro detalle más: no es igual ser un líder en la cancha que fuera de ella. Por ejemplo, yo, como entrenador, me identifico más con la primera que con la segunda. En cambio un buen jugador (quizás llamado capitán dentro del grupo) es alguien que puede desempeñar la función en ambos apartados.

Pondré dos contraposiciones: en el Real Madrid o en el Valladolid de la ACB los que ponen el liderazgo en la cancha son los entrenadores (mientras que fuera de la misma se diluye entre los jugadores, más visible en el Real Madrid). En cambio, en un equipo de 1ª Nacional, normalmente es el entrenador el que mueve todo el cotarro.

Nube de etiquetas