Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Entradas etiquetadas como ‘Ruta del Cares’

Vistas espectaculares de los Picos de Europa desde Camarmeña (2)


Vistas (2)

Anuncios

Vistas impresionantes de los Picos de Europa desde Camarmeña (1)


Vistas (1)

Una iglesia donde es casi imposible colocarla en Camarmeña


Del viaje norteño que hace poco realicé, podría sacar numerosas instantáneas (prometo que será así). Lo primero que os muestro es esta Iglesia de San Pedro en Camarmeña. ¿Dónde se halla? Al inicio de la Ruta del Cares por Poncebos, pero en lo alto. A unos 350 metros sobre el nivel del mar se encuentra esta aldea con unas impresionantes vistas del Desfiladero del Cares. La subida al pueblo discurre por un rampón con pendientes superiores al 20% durante un kilómetro y medio. Merece la pena subir, sobre todo si hay sol, ya que desde allí existe un mirador construido en el último cuarto del siglo XX en el que se puede divisar el Naranjo de Bulnes. Hay que recomendar este enlace para contemplarlo: http://www.mendiak.net/foro/viewtopic.php?f=9&t=16820.
En todas estas vistas predomina lo verticalizado y las construcciones se aferran a la roca caliza con esfuerzo.

Impresionantes vistas.


Impresionantes vistas (y 2)

En Caín, punto de llegada de la Ruta del Cares (II)


En http://www.vivaleon.com/cain_leon.htm se puede leer: “Cain Posee su propio concejo Es el pueblo con la menor altitud con respecto a los anteriores (460 metros) Con las únicas calles empedradas de todo el Valle. Aunque aún existe y se puede visitar, pero ya sin moradores esta el pueblo de Caín de Arriba. Su pequeña iglesia esta dedicada a Santo Tomas. Conserva un molino en buen estado y es el pueblo del Valle de Valdeón que menos horreos conserva, hoy en día solo uno. En Caín nació El Cainejo, Gregorio Pérez, de María compañero de Cordada de D. Pedro Pidal, Marques de Villaviciosa con el que coronó por primera vez en el año 1904, la cima del Naranjo de Bulnes, en Asturias”.

Es un homenaje a Gregorio Pérez por el septuagésimo quinto aniversario de la primera ascensión al Naranjo de Bulnes.

A beber del agua que viene del cielo.

Las nubes intentan fastidiar la estampa.

En Caín, punto de llegada de la Ruta del Cares (I)


Me acuerdo que hacía unos 22 grados. El agua del Cares bajaba gélida y no habíamos llegado a octubre. Metí los pies para que el frío descongestionase a mis tobillos y tendones.
Caín, pueblo precioso, no tanto por su arquitectura, sino por su ubicación. No tiene carretera que lo comunique con el norte. Sólo se puede acceder a través del sur. Es lo que provoca la madre naturaleza. Las montañas aquí son sólo aptas para alpinistas o para senderistas atrevidos. El ruido del automóvil desaparece y sólo las voces humanas enturbian el panorama.

Primera impresión.


Picos al sur.


Perfecta comunión en el paisaje. Mirando al sur.

La Ruta del Cares leonesa (IV)


Sigamos andando con alegría sin perder nunca la energía por las tierras leonesas. Nuestro objetivo es Caín. En la siguiente entrada ya estaremos allí.

Postal impresionante.


Por eso hay tan poca agua bajando por el Cares.


A punto de llegar a Caín. Crucamos un puente clarificador.

La Ruta del Cares leonesa (III)


Más, mucho más. No desesperéis. Veréis imágenes que os asombrarán.

Como un Guadiana escondido.

Por ahí hay que meterse.

Una montaña difuminada por el sol.

Nube de etiquetas