Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Entradas etiquetadas como ‘Rajoy’

Rajoy no quiere explicarse, ¡vivan las insinuaciones!


“Un presidente del Gobierno no puede estar saliendo cada día al paso de todas y cada una de las insinuaciones, rumores e informaciones interesadas que se publiquen o se vayan publicando. No tiene sentido pedir eso a un presidente del Gobierno.”
Éste es el paso al frente que quiso dar Rajoy hoy en una comparecencia insulsa y que no aportó nada nuevo bajo el sol, porque dio igual que le hubiesen hecho mil preguntas que una sola. El discurso de ahí no iba a variar. El canal estaba totalmente influenciado y de nada valen las exigencias periodísticas y sociales que solicitan más información para conocer la verdad sobre un caso que se ha enquistado demasiado y del que ningún presidente puede salir indemne. Todo lo que no sea la dimisión de Rajoy, quedaría desajustado. Pero como en España nadie dimite… ¿para qué, verdad, Rajoy? Lo que tengo claro es que un presidente normalmente no está en el candelero por este tipo de supuestas tramas de financiación ilegal. Por ello, toda explicación es escasa. Los ciudadanos necesitan más y la cita de Rajoy no es más que una muestra más de la insuficiente información pública que reciben los españoles. Luego la culpa será de los medios de izquierdas… El silencio y el no dar la cara no favorecen a un gobernante que ha mentido tanto desde el 20 de noviembre de 2011.

Anuncios

El país de las incomparecencias


Los asesores de imagen o de relaciones públicas están cada vez más solicitados a pesar de la crisis. En las empresas hay que saber llevar las campañas de comunicación para no equivocarse en los mensajes. Pero más importante que los mensajes es el ‘timing’ o el efecto de temporizar las palabras.
En todas las crisis o negociaciones siempre se ha necesitado tener una idea clara y expresarla sin paréntesis. Directa, acotada y concisa. Daba igual si era imprescindible una mayor demostración de seguridad o de transparencia. Lo verdaderamente relevante era no meterse en jaleos y en ser potentes desde el punto de vista de la comunicación.
Eso deben pensar personajes públicos como Carlos Dívar o Mariano Rajoy. El primero es el presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo y el segundo el presidente del Gobierno. El primero se ha visto envuelto en una supuesta trama de malversación de fondos y de abuso de poder económico en sus funciones, mientras que el segundo está gestionando una prima de riesgo altísima y un rescate financiero. Ambos dicen lo que quieren decir y a pesar de que deberían ofrecer más explicaciones en los organismos públicos, prefieren evadir esos requerimientos. Sus actitudes reflejan la baja calidad democrática que tiene España (aunque algo queda, no como he leído de parte de algún amigo el cual afirma que no existe democracia real en nuestro país) y lo peor es que hasta cierto punto no nos preocupa. Las presuntas culpabilidad e ineptitud, respectivamente, son las que realmente cuentan en España y el juicio público ya está realizado. Casi nadie cree en la justicia imparcial ni en la política responsable y por ello a todos los implicados se les inserta en el mismo baúl: el de la incompetencia. Vivimos en un país de las incomparecencias y gracias a esta tendencia somos felices porque al menos nos queda ‘La Roja’.

Las huelgas que nos esperan tras el 20N


Me dice la RAE que ‘insidia’ significa “palabras o acción que envuelven mala intención”. Esto es lo que practicará Rajoy con los trabajadores a partir del lunes 21 de noviembre. Como él no ha sido capaz de apuntar ningún súper-recorte en la campaña electoral contra los mileuristas o desempleados, en breve nos comunicará qué es lo que pretende impulsar para levantar a España.

No hay peor política social que la subida del desempleo. Es un recurso facilón para el PP y la realidad que nos deja el PSOE (desbordado desde hace cuatro años). Pero lo que nos espera no va a ser minino. Los empresarios (grandes y pequeños) sacarán a la palestra todo el capital que habían guardado bajo las alfombras y el crédito fluirá poco a poco (de aquí a dos años). El paro irá decreciendo hasta un 16% (más o menos) en 2014 y la victoria del PP será más apabullante entonces de cara a la clase media/alta. ¿Y los pobres? ¿Los que ganan 1.000 euros o menos al mes? ¿Les gravará un menor I.V.A? ¿Les bajará el I.P.C.? ¿Les rebajará el I.R.P.F.?

Ningún analista argumenta que los que menos saldrán perdiendo de las políticas del PP serán los pobres. Los sueldos de 1.000 bajarán a 800 (como norma generalizada) y así irá desapareciendo el paro, pero no crecerá el poder adquisitivo de los españoles. ¿Más barato echar a trabajadores con muchos años en las empresas? Está sobre la mesa.

¿Lo más triste de todo esto? Que incluso con el PSOE en el gobierno de 2011 a 2015 nos habría ido mucho peor. Además, lograr más de 185 escaños otorgará un plus de poder al PP que redundará en un aumento de las huelgas. A más poder, más intención de realizar medidas que no gustarán. Las huelgas que nos esperan tras el 20N por las reformas laborales y de las pensiones nos van a dejar asombrados. La izquierda se moverá en masa cuando gobierne el PP. ¿Y en los anteriores años por qué no se implicó tanto esa masa socialista?

Pelillos a la mar de Rajoy


Dice la RAE que la expresión “pelillos a la mar” significa lo siguiente: “por los muchachos para afirmar que no faltarán a lo que han tratado y convenido, lo cual hacen arrancándose cada uno un pelo de la cabeza, y soplándolos dicen eso”.

Tras leer lo que dijo Mariano Rajoy en este enlace (http://www.elmundo.es/elmundo/2011/11/16/espana/1321479899.html?a=cec476d00dd7395c91bb639c3f8e6883&t=1321494724&numero=) no me extraña que al final “por la boca muera el pez”. Palabras del candidato del PP:

“Ningún medio, banco, empresa o sindicato ni nadie me puede dar órdenes”

Ojalá lleve razón. Lo cierto es que entre los ‘lobbies’ extranjeros y los compañeros de partido que se le suben a las barbas, Mariano Rajoy puede argumentar lo que desee sobre su autoridad frente a sí mismo y frente al exterior, pero no hay líder que no reciba órdenes. Las recomendaciones son lo de menos. Las órdenes de los banqueros se producirán, le gusten o no, y más según está el patio. No espero que los votantes crean con fe ciega esta declaración de intenciones… desorbitadas.

Al menos Rubalcaba ha expresado una verdad como un piano


Mirad este enlace de ELMUNDO.ES (http://www.elmundo.es/elmundo/2011/11/03/espana/1320331670.html). Ahí Rubalcaba responde a una pregunta tramposa pero que le obliga a decir la verdad: “En este momento es más fácil que el Madrid gane al Barça que yo a Rajoy. No le quepa ninguna duda”. Para que luego se quejen los espectadores de que hay malos entrevistadores o parados entrevistados.

Es un ejercicio de honestidad por parte del candidato del PSOE que no sé si debe asustar a su electorado o tranquilizar a España. ¿Subió o bajó la cotización del IBEX durante la jornada del jueves tras esa declaración de Rubalcaba? Ganó más de 1% (qué malo sería yo si pensase que hay una correlación). ¿La gente estaba más o menos feliz por la calle? El día no invitaba a grandes aspavientos.

El jueves hablé a una persona sobre cómo valoraba yo los comicios del 20-N. Le respondí con una aparente ambigüedad: “No me puedo creer que la gente vote a Rubalcaba después de que se hayan adelantado las elecciones y después de la extrema crisis irresuelta en España por su responsabilidad (ese interlocutor me miró con mala cara). Pero tampoco entiendo cómo se atreve la gente a votar a Rajoy si nuestros derechos decrecerán. ¿Para qué votar, en definitiva?”. Sólo espero que se produzca un extremo espejismo en los mercados y que el desempleo decrezca… Habrá que mirar hacia otro lado.

Nube de etiquetas