Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Entradas etiquetadas como ‘película’

‘La Silla’, una película sobre lo material y lo inmaterial


Reconozco que no sé por qué me llamó la atención la película ‘La Silla’ que echaron recientemente en La2. Me enganchó el hecho de tratarse de un argumento curioso (un hombre vive en un cuarto de una oficina y a pesar de que posee varios objetos ninguno le llama la atención y siente que no los posee, hasta que se encuentra con una silla de madera y de metal y de diseño ochentero en un local de un polígono industrial) y de amasar el aspecto del existencialismo ‘kafkiano’ y el teatro del absurdo.
Dejando a un lado que me dormí durante un rato (no sé si el ritmo de la película sedujo a mis neuronas y las cautivó), lo cierto es que es la típica creación audiovisual que en la que tienes que reconocer a Wallovits (el director) que pretendió lograr una película minimalista, rodada en una zona de poligonos industriales de Badalona y con actuaciones que subrayaban lo ridículo de la existencia y de los comportamientos humanos. El protagonista se sumerge en un estado de falta de correspondencia vital y por ello no sabe muy bien lo que busca ni lo que aspira a llenarle el espíritu.
Lo banal (lo material) y lo intangible (lo inmaterial) se entremezclan y gracias a los secundarios (a priori torpes) la (lenta) acción se dispersa, consiguiendo que el espectador no se aburra demasiado.
El abrir y cerrar la obra con la niña en el patinete (un “volver a comenzar” según Wallovits) a través de un plano secuencia mediante un travelling permite al receptor quedarse embobado intentando rastrear entre las posibles respuestas y sugerencias que transmite este existencialismo.
Quitando lo aburrido de la propuesta y que hay que enfocarla desde un prisma absolutamente positivo desde el inicio (sabiendo a lo que se va), ‘La Silla’ podría terminar sugiriendo más que contestando y eso a día de hoy no es algo que nos produzca placer en nuestros ratos libres.

Anuncios

Parece una película, pero no lo es


Estaba yo de pie, muy cerca de la salida de Metro de Callao y próximo al Palacio de la Música (en obras), y me di cuenta de que el tiempo pasaba volando. Un semáforo se puso en rojo y 100 personas cruzaron a las 17 horas por ahí. En la calle había ritmo y sonidos que variaban desde lo cacofónico a lo armónico. Una mujer hablaba en una cabina telefónica. ¿No tendrá móvil ella?, me pregunté. Seguramente sí, pero sus tarifas serán caras.

Esta escena resumida en unas líneas parece extraída de una película española, pero no ha sido así. Nuestra vida se podría desplegar sobre una pantalla de cine y allí nos daríamos cuenta de que nuestra realidad no es más que una película irreal y que una película cualquiera se asemeja mejor a lo que concebimos como real.

La Gran Vía era un flujo de personas desplazándose de un lado a otro. Acompañadas o solas (como yo estaba, esperando a un amigo con el que había quedado de forma incorrecta y los dos nos esperábamos cada uno en un lado de la plaza de Callao), da igual, lo importante es que se percibía el fluir continuo de vidas con un sentido, con un interés concreto. Cuando falla ese interés, seguramente se postren en un banco nuevo que han posicionado los técnicos municipales en esa plaza de Callao, en el cual podría pasar horas y horas pensando sobre si merece la pena la vida que están viviendo.

Nube de etiquetas