Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Entradas etiquetadas como ‘paisajes’

Menorca, un paseo por un Fornells agreste (1)


Una mirada al norte de la isla. Dice la Wikipedia sobre el paisaje de Fornells que “desde el punto de vista geológico Fornells está formado por dolomías, rocas carbonatadas del Jurásico, permeables y fácilmente erosionables por lo que el agua con el transcurrir del tiempo ha labrado en su seno numerosos barrancos y cuevas entre las que destacan la Cueva dels Anglesos y Na Polida. A Fornells pertenecen también los islotes de Sargantanes, Revells, Porros y Tosqueta. El suelo predominante es leptosol eútrico combinado con cambisol crómico fisurado”. El pueblo tiene mil habitantes y no es tan majestuoso como sus alrededores.

Imagen muy cerca de Fornells.

Paisaje pelado y muy rocoso.

Por el Oeste se marchó Frodo. Por ahí se va el sol.

Anuncios

Isla de Ons (II)


Segunda entrega de la Isla de Ons. Vayamos a ver la playa y la vegetación más silvestre de estos prados intransitables por las densas espinas.

Playa de Melide

Playa de Melide. Es típico que termine siempre en playas nudistas sin darme cuenta porque tampoco están tan bien señalizadas. Sin embargo, en las islas de Galicia los nudistas respetan a los vestidos.

¿Estamos en una península o en una isla?

¿Estamos en una península o en una isla? Paisaje atlántico gallego en su esplendor.Playa de Melide. Es típico que termine siempre en playas nudistas sin darme cuenta porque tampoco están tan bien señalizadas. Sin embargo, en las islas de Galicia los nudistas respetan a los vestidos.

Vista del pueblo desde la Ruta Sur

Vista del pueblo desde la Ruta Sur. Una camino perfectamente acondicionado nos lleva hacia la zona sur. Al fondo, el norte y el pueblo de Ons que cuenta con 78 habitantes "censados".

Asturias, patria querida (XII)


Ya en Cantabria no queda bien hablar de Asturias, patria querida. Sin embargo, Fuentedé está a un paso de Asturias y por ello incluyo esta parada entre mis andanzas en Asturias. Gracias por haber seguido estas doce aportaciones visuales que he realizado. Ésta es la última.

A 1.800 metros de altitud no esperéis sol siempre

A 1.800 metros de altitud no esperéis sol siempre. Las nubes acarician los riscos y el inicio de los barrancos en Fuentedé.

Un balcón hacia el abismo en Fuentedé

Un balcón hacia el abismo en Fuentedé. Sobre una reja colocas tus pies y esperas que la estructura metálica no se venga abajo, porque si no tu vida acabaría en ese mismo momento.

La niebla se disipa y las vistas son bellas en Fuentedé

La niebla se disipa y las vistas son bellas en Fuentedé. La niebla no es una constante en Fuentedé. Gracias a la divina providencia.

Asturias, patria querida (XI)


Penúltima entrega sobre Asturias y sus parajes increíbles. Esta vez también incluiré a Cantabria, ya que el Teleférico de Fuentedé fue la última parada de nuestra aventura vacacional.

El Refugio de Vega Redonda desde arriba

El Refugio de Vega Redonda desde arriba. Un oasis en un territorio inhóspito.

Lo que hicimos, en un cartel

Lo que hicimos, en un cartel. Si queréis todos los datos de la ruta que realizamos, ahí la tenéis. Disfrutad de todo el conocimiento que no he sabido aportaros.

La pradera de Fuentedé

La pradera de Fuentedé. Tendré que subir arriba por un teleférico que produce miedo. No se puede ver la punta que está a 1.820 metros de altitud.

Asturias, patria querida (X)


Llegada y bajada del Mirador de Ordiales. La temperatura decreció hasta los 4-5 grados a 1.800 metros de altura. En los Picos de Europa las vistas son maravillosas y si hay sol uno se puede abrasar. Pero si hay niebla (lo más común), las vistas desaparecen y la única compañera es la niebla.

¡Por fin arriba!

¡Por fin arriba! Sobre la piedra se cuenta por qué se enterró a Ordiales allá arriba. Detrás de esa roca hay una caída libre de 900 metros y unas vistas magníficas. ¿Las pudimos ver? No. ¿Diez minutos después de iniciar el descenso se quitó la niebla? Sí.

Pisa mal y terminarás ahí abajo.

Pisa mal y terminarás ahí abajo. Tanto en los ascensos como en las bajadas, si haces senderismo o 'treking' por los Picos de Europa nunca deberías salirte del camino (a veces invisible) que debes seguir.

Tres rebecos, pero hay que tener una vista aguda

Tres rebecos, pero hay que tener una vista aguda. Fueron los tres únicos animales salvajes que nos encontramos en los 20.4 kilómetros de ruta (si no contamos a las asquerosas babosas que evitábamos cada 100 metros).

Sin niebla, así son los Picos de Europa

Sin niebla, así son los Picos de Europa. Más o menos éste fue el camino por el que ascendimos. Había pasado unos 30 minutos desde que casi no pudiésemos avanzar por la niebla.

Asturias, patria querida (IX)


Seguimos ascendiendo al Mirador de Ordiales en los Picos de Europa en Asturias y el cansancio hace mella en nuestros cuerpos. Nos hallamos a casi 1.400 metros de altitud y tuvimos la fea acción de partir en ayunas (la explicación de esto en otra entrada, si lo solicitáis). Mi cabeza expande el sudor por todos los lados y empiezo a ver doble. En una de las paradas para retomar fuerzas y luego continuamos por estos parajes.

Laderas agrestes

Laderas agrestes. Ya se acabó la complacencia. Ahora toca apretar los dientes y ascender por pendientes cada vez más empinadas y complicadas.

El Refugio de Vega Redonda

El Refugio de Vega Redonda. Merece la pena alcanzar los 1.450 metros de altitud para tomarse un caldo por 4 euros en un vaso de cristal. Está buenísimo. Además, el café cuesta 1.70 euros y contiene mucho más cantidad que cualquier que cueste 1.20 en cualquier lugar.

Nieve dura y un guía cojonudo

Nieve dura y un guía cojonudo. Las estrecheces aumentan y no hay que mirar más que al suelo. La niebla es la fiel compañera y puede sorprendernos el viento en cualquier momento. El guía es muy inteligente y conoce muy bien las cumbres de Asturias.

¿Montamos un chalet sobre tierra llana?

¿Montamos un chalet sobre tierra llana? En el terreno kárstico es mejor andarse con cuidado y no dar un paso en falso porque puedes caer por una barranquito y terminar 100 metros más abajo tanto al aire libre como dentro de un cuevón espectacular.

Asturias, patria querida (VIII)


Seguimos yendo hacia el Mirador de Ordiales y las instantáneas necesitan ser tomadas cada 500 metros porque hay un rincón que merece una parada y un recuerdo. Estamos en los Picos de Europa, yendo desde el Lago de Enol hasta el Mirador. Otras cuatro imágenes bellas.

Camino, no estreches

Camino, no estreches. No sabéis bien lo que es andar por este camino con una ligera pendiente hacia arriba y tener que sortear miles de piedras apenas unos dos kilómetros más adelante para poder llegar a nuestro destino.

Ya te veo, alta montaña

Ya te veo, alta montaña. Los últimos pasos sobre un sendero muy practicable y transitable por automóviles. A partir de ese pequeño aparcamiento no habrá nadie que deba descuidar su caminar.

Entre hayas anda el juego

Entre hayas anda el juego. El Hayedo de Montejo es un caso raro en la Comunidad de Madrid, pero en Asturias hay hayas por doquier y si hay un riachuelo cerca, aún mejor.

No descuides tus pasos

No descuides tus pasos. El horizonte es muy bello, pero lo más inmediato es no tropezar con los cantos y piedras que impiden el caminar ágil.

Nube de etiquetas