Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Entradas etiquetadas como ‘otoño’

El estado de ánimo de las hojas


Juntarse o no juntarse. Ser comunitario o ser un núcleo aislado. La naturaleza nos coloca a los elementos y nosotros debemos desvelar el sentido último de lo que observamos. Poder fotografiar en Aranjuez estos mantos o estas islas abundantes en forma de hojas supone una alegría. Las hojas juntas nos producen un estado de ánimo de recogimiento. Las que se hallan más separadas, casi de soledad fácilmente cambiable. Las que presentan colores muy diferentes nos alumbran el camino y nos ilustran las que terminaron satisfechas en el suelo y las que no. El otoño fue así en 2011.

Colores diferenciados.


Sobre un manto verde el amarillo se dispersa.


Todas juntas e inertes.

Bajando al Puerto de Cotos


Desde la Laguna de Peñalara a 2.020 metros hasta el Puerto de Cotos a 1.830 metros todavía hay un trecho complicado y escurridizo que debemos sortear.

Vista hacia el sudoeste.

Vista hacia el Sur. Las nubes acechan.

Arroyo que vaya con fuerza.

Hacia la Laguna Grande de Peñalara desde el pico (3)


Ya estamos a punto de llegar a la Laguna de Peñalara después de forzar mucho nuestras articulaciones y de casi caer sin control por las escurridizas rocas.

Espectacular vista desde Zabala.

Por ahí se derrite la nieve.

Una Hermana arriba y la Laguna descansa abajo.

Hacia la Laguna Grande de Peñalara desde el pico (2)


Sigamos bajando. ¡Cuidado! Llegamos a Zabala, que está a 2.078 metros de altitud.

Vaya bajadita...

Justo antes de llegar a la zona de Zabala se halla este arroyo coqueto.

Aquí tenemos el refugio de Zabala. No hay vida por dentro.

Hacia la Laguna Grande de Peñalara desde el pico (1)


Como había muchísima nieve y podría aparecer el hielo y el viento racheado, decidimos no tomar la ruta circular para pasar por los Claveles y la Laguna de los Pájaros y retrocedimos para escoger el camino que nos llevase a Zabala (un refugio) y de ahí a la Laguna Grande de Peñalara. El camino parecía que se había vuelto más fácil, pero la realidad nos demostró lo contrario. Entre el latente deshielo (la temperatura se acercaba a lo positivo) y la incertidumbre de nuestras pisadas sobre la nieve, al final fue una aventura peligrosa.

Hielo en la roca y formación curiosa gracias al viento.

Desolador paisaje. En verano puede llegar a hacer mucho calor aquí.

Ahí queremos ir, pero debemos dar una gran vuelta por la derecha.

Peñalara y su primera nevada (8)


En http://www.revistaiberica.com/rutas_y_destinos/mad/penalara/index.htm podemos aprender esto: “Peñalara está situado en la cumbre y vertientes del más elevado de los bloques que conforman la sierra de Guadarrama. Hacia el norte se prolonga en la cumbre de las Dos Hermanas que tiene sus mayores alturas en los picos de los Claveles y los Pájaros. En la vertiente meridional del pico de Peñalara se encuentra la Laguna Grande, de origen glacial y resultado de la erosión de los grandes hielos. Al pie del pico de los pájaros hay otra laguna del mismo origen. Existen además tres circos glaciares: el de La Laguna Grande, del de Pepe Hernando y el de regajo de la Pedriza y del Brezal y varias morrenas”.

Por fin llegamos arriba.

No me acerco más porque me la puedo pegar. Qué colores más contrastados.

Un paso en falso y caeremos por la ladera.

Hielo en el hito que simboliza la señal de la conquista.

Peñalara y su primera nevada (7)


Según http://www.revistaiberica.com/rutas_y_destinos/mad/penalara/index.htm “el relieve de estos lugares se debe a las glaciaciones; estas formaciones alcanzaron gran importancia en tiempos del Cuaternario, pudiéndose reconocer en la actualidad amplios espacios en los que destaca la acción del pulimento de los hielos, mientras que en otras zonas la acumulación de las morrenas origina lomas alargadas en determinados rumbos”.

Ahí está Peñalara. Esto queda. Estamos casi a 2.200 metros.

Paisaje típico de 2.200 metros en Hermana Menor.

Hermana Menor está a 2.271. Ahí la vemos. Hermana Mayor está a 2.280 metros.

Peñalara y su primera nevada (6)


La Wikipedia comenta que “Peñalara, que es el pico más alto de la Sierra de Guadarrama, pertenece a los Montes Carpetanos y está en la zona central de la Península Ibérica y entre las dos submesetas de la Meseta Central. En la cima de la montaña hay un vértice geodésico de primer orden3 que indica una altitud de 2.428,10 metros sobre el nivel del mar en Alicante. La ladera este del pico está dentro del término municipal de Rascafría (Madrid) y del valle del Lozoya, y lado oeste está en el valle de Valsaín (Segovia). Las coordenadas de su cima son 40°51′N 3°57′O. La vertiente madrileña de esta montaña está protegida al pertenecer al Parque Natural de la Cumbre, Circo y Lagunas de Peñalara, en el que hay riscos, varias lagunas y tres circos, todo ello de origen glaciar”.

Un mar de nubes y olas de montaña.

La negrura en el horizonte del nordeste.

Las huellas, las únicas consejeras.

Peñalara y su primera nevada (5)


“Entre los elementos naturales destaca un extraordinario conjunto geomorfológico de origen glaciar. Hace unos 18.000 años, los hielos cubrían esta zona con un espeso manto de hasta 300 metros de espesor. La posterior retirada de los hielos dejó a la vista un modelado glaciar bien conservado, único en la Comunidad de Madrid. La zona cuenta también con procesos periglaciares aún activos en la actualidad”, leemos en http://www.parquenaturalpenalara.org/parque-natural/informacion-general/valores.html.

Ahí está ya Peñalara, al fondo.

Por un sendero apenas distinguible y un fondo muy bello.

Fijaos bien en cómo nos sugiere el sendero que avancemos. Además, los palos que marcan el terreno apenas son visible. Habrá casi un metro de nieve. Estamos a unos 2.100 metros de altitud.

Peñalara y su primera nevada (4)


“Este espacio es uno de los destinos favoritos para el esparcimiento de los madrileños, con más de 100.000 visitantes anuales. Significa además un recurso didáctico de primer orden para la educación. Existen una serie de rutas de senderismo para conocer de primera mano este espacio natural”, http://www.parquenaturalpenalara.org/parque-natural/informacion-general/valores.html nos especifica.

Con su material, anda el doble de rápido que unos simples senderistas.

Sale el sol y se contempla esta estampa. Casi se ve todo Peñalara.

No llega el apocalipsis, tranquilos.