Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Entradas etiquetadas como ‘Océano Atlántico’

La Playa de La Lanzada, un escondite infinito de Galicia


La Lanzada y el Atlántico abierto.


La Playa de la Lanzada es una de las partes del cordón arenoso que une la Península de Sanxenxo con la de O Grove en Galicia. Aunque la imagen que os ofrezco (tomada en 2009) no capta una panorámica de la longitud de la Playa de la Lanzada (unos 3 kilómetros en océano abierto), sí os puedo contar que suscribo lo que se dice en estos enlaces:
“Fuera de temporada el lugar es impresionante ya que toda su grandeza que da expuesta al no haber apenas gente en la playa. Es una experiencia bastante aconsejable si tenemos la oportunidad. […] La playa en si está siempre bastante limpia y está formada por arena fría por toda su extensión. Ir de una punta a la otra de esta playa nos puede llevar algo más de media hora, y es un paseo bastante agradable donde una brisa marina nos está continuamente acariciando. El agua está algo fresca, aunque hay muchas personas que aseguran no es de las más frías y no da tanta impresión bañarse. Puede ser una cuestión de estar acostumbrado, aunque tratándose del Atlántico, mejor que vayamos prevenidos. De todos modos, el agua es de un azul cristalino, y da gusto simplemente admirarlo desde la arena” (http://www.playasycosta.com/playa-de-la-lanzada.html)
“Ha sido galardona multiples veces con la Bandera azul. Se encuentra en el lado suroeste del istmo que une la Península del Grove con tierra firme. La forma más rápida de acceder es a través de la Autovía del Salnés, tomando la última salida en dirección al Grove. Esta es una de las playas más conocidas de toda la comunidad gallega: durante el verano acude gran cantidad de turistas a visitarla. Además es una playa muy extensa, mide 2,5 kilómetros de longitud, más de tres si se tienen en cuenta los tramos adyacentes de Areas Gordas y Lapa”. (http://es.wikipedia.org/wiki/Playa_de_la_Lanzada).

Anuncios

Monte de Santa Tecla


Qué bellas panorámicas a unos 350 metros de altura en este monte que prácticamente marca la frontera costera entre España y Portugal gracias al Miño. Impresionante.

Un hombre por ahí se acerca a la cruz.

Era un poblado celta, creo, y ahora hay telefonía por doquier.

Un asentamiento de los celtas.

Isla de Ons (III)


Más instantáneas de la preciosa Isla de Ons, idónea para el senderismo y las vacaciones de los turistas.

La ruta del Faro con el faro totalmente escondido

La ruta del Faro con el faro totalmente escondido. La bruma ha pasado a denominarse niebla ya que estamos a unos 70-80 metros sobre el nivel del mar y el faro es invisible.

Vistas del este cerca del pueblo

Vistas del este cerca del pueblo. Otra postal más digna del interior de España con un lago al fondo que de la Isla de Ons.

Conjunción de arquitectura, mar y tierra

Conjunción de arquitectura, mar y tierra. El impacto del hombre sobre la isla ha sido notable a lo largo de los siglos y una prueba la tenemos en esta foto.

Isla de Ons (II)


Segunda entrega de la Isla de Ons. Vayamos a ver la playa y la vegetación más silvestre de estos prados intransitables por las densas espinas.

Playa de Melide

Playa de Melide. Es típico que termine siempre en playas nudistas sin darme cuenta porque tampoco están tan bien señalizadas. Sin embargo, en las islas de Galicia los nudistas respetan a los vestidos.

¿Estamos en una península o en una isla?

¿Estamos en una península o en una isla? Paisaje atlántico gallego en su esplendor.Playa de Melide. Es típico que termine siempre en playas nudistas sin darme cuenta porque tampoco están tan bien señalizadas. Sin embargo, en las islas de Galicia los nudistas respetan a los vestidos.

Vista del pueblo desde la Ruta Sur

Vista del pueblo desde la Ruta Sur. Una camino perfectamente acondicionado nos lleva hacia la zona sur. Al fondo, el norte y el pueblo de Ons que cuenta con 78 habitantes "censados".

Isla de Ons (I)


Increíble accidente geológico al final de la Ría de Pontevedra que se llama Isla de Ons. Con una pequeña población, esta isla es menos bella que las Cíes, pero aún así merece la pena darse una vuelta por su escarpada y exigente orografía. Sin playas de renombre, al menos se puede hacer un sudoroso senderismo para encontrar imágenes como éstas. Aproximadamente tomé estas fotografías el 11 de julio de 2010.

Lado oeste de la Isla de Ons

Lado oeste de la Isla de Ons. Puedes pasar calor con el sol que pega con 22 grados y de repente se levanta una bruma costera que te deja perdido en una isla alargada de norte a sur.

Antes del manto blanco

Antes del manto blanco. A punto de ser conquistados por la bruma. A apenas 4 kilómetros seguramente haría sol unos 10 minutos después.

Parte sur de la isla de Ons

Parte sur de la isla de Ons. Por la tarde, el sol fue el protagonista y los 22 grados de esa zona se asemejan a los 30 de un clima más seco. Cómo pegaba el 'Manolo'.

Nube de etiquetas