Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Entradas etiquetadas como ‘naturaleza’

Montaña poderosa de Gredos: nieve y agua


Todavía no veremos mucha nieve pero sí rocas, granito, agua, esteparias escenas y mucha montaña. Es la ruta de la Laguna Grande de Gredos.

Demasiada poca nieve en una garganta.


Impresionante bajada de una garganta paralela a la de la Laguna de Gredos.


Panorámica magnífica de Gredos a unos 2.000 metros de altitud.

Anuncios

El Jardín Botánico de Madrid (2)


“Es difícil encontrar una representación de árboles tan diversa como la que reúne el Real Jardín Botánico. Desde su fundación, en el siglo XVIII, el Jardín tiene entre sus funciones la conversación del más amplio repertorio de plantas y especies botánicas para su estudio. Algunos de sus ejemplares podría proceder del primitivo Jardín de Migas Calientes, fundado en 1755; otros de intercambios con otros jardines botánicos; también de semillas y plantas vivas traídas por los botánicos que han realizado expediciones científicas por todo el mundo desde el siglo XVIII; y muchas, cautivados por sus botánicos y jardineros a lo largo de la historia.
Los ejemplares centenarios que contemplamos hoy resistieron al ciclón que devastó Madrid en 1886, y han sobrevivido a enfermedades, guerras y otros desastres y abandonos. En la actualidad la colección de árboles reúne cerca de 1.500 ejemplares”. Todo esto se lee en el tríptico de itinerarios autoguiados del Jardín Botánico de Madrid.

Detalle.


Estanquito.


Más del estanque.

El Jardín Botánico de Madrid (1)


Es uno de los lugares más simbólicos de la naturaleza que nos ofrece la ciudad de Madrid. Rodeado de una ingente cantidad de tráfico, el Jardín Botánico nos recibe con los brazos abiertos para percibir sensaciones que apenas un metro más alejado de sus verjas exteriores no se llega a discernir.
“Es difícil encontrar una representación de árboles tan diversa como la que reune el Real Jardín Botánico-CSIC. Los ejemplares centenarios que contemplamos han sobrevivido a ciclones, enfermedades, guerras y otros desastres y abandonos. En la actualidad, la colección de árboles del Jardín reune cerca de 1500 ejemplares”, leemos en la página web de este lugar.

Desde lo alto, entre huertos y altos cedros.


Contraste de huerto y al fondo el inicio de los paseos arbolados.


Adentrado en el "bosque"bosque

Hacia el nacimiento del río Bolugas en Mier


Es un afluente muy corto del río Cares (apenas 2 kilómetros visibles en la superficie), pero no deja de tener su encanto. Sale de un tubo (una empresa hidráulica lo canalizó en su nacimiento para generar energía) y discurre con tranquilidad por unas laderas verdes hasta que llega al pueblo de Mier (de unos 100 habitantes) en Asturias. Os enseño el sendero que tomamos un amigo y yo después de hacer la Ruta del Cares. Apenas tuvimos que andar un kilómetro desde nuestra posada.

Desde la parte baja de Peñamellera Alta.



El Bolugas sale de su escondrijo, pero no estamos en lo más alto.


El chorro de la vida.

Lo que podréis encontrar en invierno en Gredos


Os muestro una serie de fotografías de la senda que lleva hacia el circo glaciar de Gredos. Un terreno agreste, inhóspito, muy pardo y con escasa vegetación. El cambio climático ha afectado para que las gargantas bajen con menos agua y con menos vida, pero aun así merece la pena acercarse a esta montaña misteriosa.

Pradera alpina y nieve a partir de 2.000 metros.


Garganta casi seca y sin nieve.


Espectacular imagen hacia el Sur.

La piedra granítica de Gredos


Vamos a aprender un poco más de la Sierra de Gredos gracias al enlace http://www.gredos-norte.com/parque/geologia.html y a las fotos que yo tomé en el inicio del sendero hacia la Laguna Grande de Gredos, muy cerca de la Plataforma de Gredos a casi 1.800 metros.

Ejemplos de granito.


“A finales de la era Paleozoica, en el llamado período Carbonífero fundamentalmente, tienen lugar una serie de convulsiones de la corteza terrestre. Como resultado los estratos acumulados en el fondo del océano son plegados y fracturados y elevados por encima del nivel del mar dando lugar a la formación de una gran cordillera. Es lo que se denomina una orogenia. En este caso concreto se le denomina la Orogenia Hercínica. Este período orogénico dura muchos millones de años y se produce en varias fases con épocas de relativa calma y otras de gran actividad tectónica.
En todas las orogenias, en las zonas internas de la cordillera se alcanzan presiones y temperaturas muy altas que hacen que las rocas sedimentarias se transformen en otro tipo de rocas que llamamos metamórficas, (como son pizarras, esquistos, mármoles, gneises, etc.) Incluso, en las zonas más profundas, la temperatura llega a ser tan elevada que parte de las rocas se funden y dan lugar a masas fundidas o magmas. El magma, menos denso que las rocas metamórficas que le recubre, empieza a ascender lentamente abriéndose paso entre ellas. Parte del magma puede llegar hasta la superficie y salir al exterior dando lugar a volcanes; el resto se queda por el camino en forma de grandes bolsas, ya que, según va ascendiendo, llega a niveles cada vez más fríos y empieza a solidificar formando rocas con lo que su ascenso se detiene. Este último proceso es más frecuente en los estadios finales de la orogenia, cuando la zona está más calmada. El resultado final es que en el núcleo, en la parte más interna de las cordilleras se forman grandes masas de rocas sin deformar, la mayor parte graníticas, encajadas en rocas metamórficas muy deformadas”

En Caín, punto de llegada de la Ruta del Cares (II)


En http://www.vivaleon.com/cain_leon.htm se puede leer: “Cain Posee su propio concejo Es el pueblo con la menor altitud con respecto a los anteriores (460 metros) Con las únicas calles empedradas de todo el Valle. Aunque aún existe y se puede visitar, pero ya sin moradores esta el pueblo de Caín de Arriba. Su pequeña iglesia esta dedicada a Santo Tomas. Conserva un molino en buen estado y es el pueblo del Valle de Valdeón que menos horreos conserva, hoy en día solo uno. En Caín nació El Cainejo, Gregorio Pérez, de María compañero de Cordada de D. Pedro Pidal, Marques de Villaviciosa con el que coronó por primera vez en el año 1904, la cima del Naranjo de Bulnes, en Asturias”.

Es un homenaje a Gregorio Pérez por el septuagésimo quinto aniversario de la primera ascensión al Naranjo de Bulnes.

A beber del agua que viene del cielo.

Las nubes intentan fastidiar la estampa.

Nube de etiquetas