Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Entradas etiquetadas como ‘joven’

Poesías (XII)


SU PALABRA ES HERMOSURA (principios del año 2000)
Entre las flores más perfumadas,
entre las sonrisas más claras
nace la hermosura:
alma y mente pura.
Los cabellos castaños,
esbeltos y largos.
El rostro suave y delicado,
cuerpo coqueto y las manos
reflejan juventud: los años.
Su palabra es hermosura.
Su simpatía; la justa.
Su carisma, todo el esplendor.
Su sabiduría, la razón.
Su don, la compostura.
Su tabú, la mentira.
Su palabra es hermosura
y su meta, la alegría.

Anuncios

Seis años de poesías


Esto lo redacté meses antes de terminar el Bachillerato en el Colegio Loyola. Era mi última entrega a los compañeros y quise despedirme de esta forma:

“Carlos Velasco, Liam Mullen Jr o Liam (simplemente) han servido para que una mente tan compleja como la mía transmitiese unos sentimientos, a veces tan inexplicables que han resultado imposibles de llevar al papel, y así los lectores atentos los pudiesen comprender. Eso puede indicar falta de reflexión creativa, pero también demuestra qué difícil es comentar lo que uno siente por dentro mientras que la vida sigue y no exige momentos para plantearse uno mismo ni siquiera el sentido de su existencia. Son algo interesantes algunos de los escritos que he redactado desde una inusitada afición por mi ciudad, Aranjuez, o por mi gran entretenimiento como es el ciclismo. Todo lo que he escrito supone la realización personal de una persona preocupada por la cultura en general y por su alrededor. La devoción mía por algunos grupos de música ha conllevado a que yo tratase de explicar con otras maneras las ideas de angustia o alegría que ellos transmitían. Eso provocó la publicación de ‘I still haven’t found what I am looking for’ o de ‘Mothers of the disappeared’, ambas creaciones muy intensas y completas de pasión desmedida.

Con mis escritos he pretendido transmitir unos sentimientos de una forma diferente para que algunas personas llegasen a entenderlas. No he pretendido ser el típico malgastador de versos y renglones sencillos y con poca variedad artística como algunos presuntos genios (tanto musicales como literarios) que triunfan a costa de un buen servicio de márketing. He querido fallar debido a mi complejidad para aprender de esos fallos y para perfeccionar un estilo aún más deputado. Pienso que la real pérdida desde el final del siglo XX al comienzo del XXI ha sido la complejidad de expresión y se ha tendido hacia la sencillez que nos está encuadrando en una serie de fórmulas y reglas de las que solamente se puede salir con un gran amor propio y dejando volar a la imaginación.

Todos los genios importantes se han constituido tras innovar y transportarnos a mundos no creíbles a primera vista. Ése es mi fin último: investigar para innovar en las artes. Probablemente erraré porque el destino así lo predisponga, pero seguramente las ganas y las ideas obtenidas no quedarán en vano. Os animo lectores a que salgamos todos de esta creciente obsesión que significa el mal uso frecuente y repartidísimo de los móviles, ordenadores y nuevas tecnologías. Huyamos de ellos. Huyamos porque creo firmemente que si existe este mundo es para que sobre él todos los seres humanos consigamos prosperidad intelectual y para que avancemos para lograr un, parece imposible, mundo mejor (siempre respetando a nuestra segunda madre: la madre naturaleza). Una de las maneras de prosperar, aunque no se solidifique, es sin lugar a dudas, la lectura y la creación literaria. Y estos dos métodos por suerte los tenemos en nuestro Loyola, debido a la creciente mejora de nuestras dos bibliotecas. Os aliento a que no toméis por broma estas dos sugerencias y espero que al menos este verano os leáis dos o tres ricos libros. Un saludo y hasta siempre, lectores de N-LAR de Loyola.

POSDATA: No creáis que estoy como un cencerro.”

Poesías (XI)


MORIBUNDO
Piel caliente, cuerpo muerto.
Alma sucia, espirítu…
Corazón… Cabello suelto.
Cinco noches de rocío,
las mañanas de albedrío.
Calles siempre inacabables
como el ruido de un destino
vivo y fértil, como un valle.
Atragantada melodía del mediodía,
hipnótica, atrevida, detallada armonía.
Entre los entresijos de la oscura encina
crece una ilusión fulminante como una vida.
Es la claridad que reparte alegría.
La alegría es una vela envuelta en llamas
si la verdad y la realidad
son tristeza, algo más: melancolía.

Poesías (X)


REALIDAD (mayo de 2002)

Si encontrase una razón

para explicar todo mi pensar

me hallaría solo entre un mar

de ruidos y con la desazón

de no poder buscar mi fin.

Mi fin se resume en unos versos

mal trazados sobre el papel

y en unos imposibles besos.

Mi búsqueda de alguien más allá

de las simples convicciones.

Me condujo a un callejón lleno

de flechas y duras emociones.

Nunca llegué a conseguir eso

que cualquier ser humano

habría deseado desde nacer:

pedir la anhelada mano

de mi mujer, todo esplendor,

alegría y vitalidad,

con la que formar una unión,

para ser capaces de soñar

con las estrellas del firmamento,

lejanas en el denso cielo.

Tras esperarte de un viaje,

con el extraño recuerdo,

añoro aquellos días

cuando el mundo era un juego.

Allí la vida consistía

en escucharte y palparte

ese dolor mezclado con frío

temor a que el destino arrancase

de ti la enorme belleza humana,

que derrochas por cada rincón

de esta efímera y absurda existencia.

Sólo me queda la desilusión.

Ahora y siempre te recordaré.

[Puedo decir casi 9 años después que así ha sido]

Poesías (V)


ALEGRÍA (octubre de 2001)

¡Alegría, alegría, inúndame!

¡Alegría, amable madre

en tiempos de horror, cacofonías,

pérdidas, llantos, desastre!

Enciende tu sombra

y apáganos la noche

que sin ella vivimos

como el hombre sin norte.

Acláranos el día,

libéranos del camino

que sin él creeremos

que olvidamos el destino.

Haznos pensar, alegría,

que la verdad es falsa,

que el sonido no vibra,

que somos agua que no fluye,

que todo el mal se diluye.

Si no es así, ¿por qué seguimos,

compañera mía, sufriendo

lo imposible por sonreír,

soñando que este momento

es trascendente y no vano,

que termina y continúa…,

que merece dolor, lágrimas

para alcanzar después la luna?

Poesías (IX)


MADRE (2002)

Entre todas las rosas del mundo

se distingue una que es violeta y azul.

Nunca permite el desánimo

y florece hasta en el invierno su luz.

Nace de su belleza una pasión

desmesurada hacia el amor,

que la reparte hacia su entorno

y expulsa el llanto sin retorno.

En primavera su olor es el mar,

húmedo y fresco como un beso.

En estío es el viento quien palpa

todo su bello esplendor esbelto,

el cual danza ágil sobre el suelo

esmeralda y acuoso del cielo.

Los sueños se instalan en su alma,

apretados e iluminados,

porque un día el amor inmortal

crecerá sobre nuestras manos.

Nube de etiquetas