Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Entradas etiquetadas como ‘Euroliga’

Cambio de perspectiva de Sergio Rodríguez


Leo en la web de mi colega Javier Maestro (http://encestando.es/?p=14883&utm_source=encestando&utm_medium=facebook) y me detengo en esta declaración de Sergio Rodríguez tras ganar ayer al Milán de Scariolo:

“- ¿Echas de menos la NBA?

No, aquí estoy bien. Estos partidos no te los da la NBA en octubre, y vivirlos con esta tensión me gusta más”.

Ésa no era la perspectiva del jugador tinerfeño hace cinco años cuando se marchó con 20 a la aventura de la NBA. El cambio de perspectiva es rotundo y no me extraña que al final termine opinando esto. La NBA aburre.

Anuncios

Los que triunfarán fuera del Real Madrid


– Velickovic: ¿Cuántos puntos creéis que meterán en el Panathinaikos jugando de ‘cuatro’? Por cierto, hace un año metía 10 y 12 puntos jugando de alero.

– Vidal: ¿Cuántos partidos importantes ganará al Real Madrid en lo que le queda de carrera (unos 3-4 años)? Garbajosa ya ganó uno unos días después de salir del conjunto blanco.

– Prigioni: ¿Cuántos recaditos mandará y cuántos partidos dormirá con 10 arriba ante el Real Madrid? Qué gran sitio sería el Valencia para ir si se cumple lo que apunta el MARCA hoy en su edición de papel.

– Tucker: En este caso habría que preguntarse cuántos tiros sin tocar el aro lanzará. ¿Pitos cuando vuelva a la Caja Mágica con otro equipo? Posible.

El entrenador como conjunción


Ver dirigir a Obradovic da gusto independientemente de que a veces exagere sus gestos y su comportamiento. El Panathinaikos quería ganar la Euroliga a partir de los cuartos de final (le dio igual ser segundo en el Top 16 y jugar con desventaja de campo ante el Barcelona en cuartos) y en cada encuentro se vio que el técnico serbio controló todos los aspectos. Si había que meterse con los árbitros se hacía (hasta a 4 segundos del final y con una ventaja holgada en la Final contra el Maccabi) y los azulgranas también saben de eso mucho. En el primer partido el PAO salió perjudicado y en el segundo las tornas cambiaron radicalmente. Si había que confiar primero en unos jugadores y luego en otros, se ponía en práctica. Si había que rotar con 10-11 durante la temporada y con 8-9 en la final, se ideaba. Si había un base más rápido que Diamantidis (Pargo), no pasaba nada: a hostia limpia y a provocar penetraciones continuas del norteamericano para estamparse contra los interiores.

La defensa zonal contra el Barcelona bloqueó al equipo de Pascual en cuartos y el Siena no supo qué hacer contra una individual durísima en semifinales. A pesar de la desventaja física, la mayor entereza de los veteranos del PAO diezmó a los atrevidos pero unidimensionales jugadores interiores del Maccabi.

En definitiva, Obradovic será un ejemplo vivo de táctica para los futuros entrenadores si es que no lo había sido antes. Su octava Euroliga y su 8/9 en finales de la máxima competición le avalan.

¿Se puede hablar de cambio de tendencia sin Navarro?


No nos aventuremos a pensar que el Real Madrid y el Barcelona ya no son lo que eran. En dos temporadas el Real Madrid ha sido capaz de vencer en dos ocasiones al Barcelona y en una de ellas no ha estado Messina (mientras que, creo recordar, en otras 10 derrotas sí ha estado presente). El partido llegó a la prórroga con un Barcelona mal hilvanado en ataque por sus bases (la defensa del Real Madrid no lo permitió) y con acciones más individuales de lo que habrían querido los culés. El Real Madrid consiguió siempre que los visitantes optasen por las peores líneas de pase para no ser tan peligrosos, mientras que el bloqueo directo de Prigioni y de Tomic hizo mucho más daño al Barcelona.

Sea como fuere, vemos a un Real Madrid sorprendentemente ganador (digo sorprendentemente porque era complicado creer en este conjunto dirigido por Messina) y a un Barcelona ¡que no contó con un Navarro sano en los duelos de Atenas ni de Madrid! Que estén tranquilos en Barcelona si quieren optar por la liga. Lo único que tienen que hacer es conseguir 5 victorias de aquí hasta el final de la temporada regular (“estoy convencido de que las necesitaremos para ser primeros”, dijo Xavi Pascual) y afianzar el factor cancha en una hipotética final contra los blancos. Digo hipotética porque el Valencia será el presumible tercero de la liga y por ello se enfrentaría en semifinales al Real Madrid (otra serie a 5 partidos, probablemente, y con Augustine y Claver recuperados).

En definitiva, quedan dos meses de una gran calidad en la ACB con un Real Madrid que va a más (pero ha tenido que sudar sangre para llegar a la F4 y para estar empatado con el Barcelona), con unos azulgranas que necesitan a Navarro para ser los mejores y con un Valencia que dará guerra como ya se ha visto en la Euroliga. ¡A disfrutar!

Dio gusto ver jugar al Real Madrid ayer


Para celebrar el récord de visitas a mi blog del martes 29 de marzo, hablaré sobre el logro del Real Madrid en La Fonteta, síntoma claro de que los componentes de la plantilla han conseguido una mentalización de campeones.

Cuando escribí el 1-3 en contra del Real Madrid en GIGANTES, el equipo de Molin era favorito por presupuesto y plantilla, pero estaba en un proceso extremo (dimisión de su entrenador). El Valencia llegaba sin Claver, pero con una dureza interior extraordinaria. Sin embargo, la lesión de Augustine equilibró aún más las fuerzas por dentro, ya que por fuera en principio el cuadro blanco era muy superior (un base y David Navarro como apagafuegos en el puesto de escolta). La gran diferencia para apostar por el Valencia era que contaba con un inmenso entrenador, un factor más que relevante a estas alturas de la película. Da igual, era un pronóstico y tenía un 83% de posibilidades de equivocarme.

Molin dirigió muy mal el segundo encuentro, sobre todo a la hora de efectuar los cambios en la segunda parte. Ayer lo que pidió fueron huevos y más huevos a sus pupilos cuando el Valencia se les escapaba (51-43, no nos olvidemos).

Entonces, surgió el Suárez más imprevisible y el juego más colectivo posible de los de Molin. Su defensa creció exponencialmente y los pases llegaron a un Fischer que sólo destaca cuando sus compañeros le quieren entregar el balón para que finalice las jugadas. Sea como fuere, el Real Madrid está con 1-2, pero no hay que dar por muerto al Valencia. ¿Saldrá el jueves el Madrid de Siena o de Valencia, o el que se deja llevar como ante el Gran Canaria el sábado pasado?

Cambios en el Madrid que no llevan a nada


Ahora sin Messina el Real Madrid está intentando cambiar algunos mecanismos que estaban muy asentados para bien de unos y para mal de otros. Mencionaré el ostracismo de Velickovic y de Vidal.

El primero demostró ayer que en cuanto que le salieron dos cosas bien, se vino arriba. Sin embargo, después tuvo dos fallos y no jugó en la segunda mitad. En total 9 minutos y la sensación de que el talento del Real Madrid desaprovechado en el banquillo es mayúsculo.

El segundo no estuvo bien en defensa y cumplió en el resto de facetas. De todas formas, ¿qué se le puede pedir en 4 minutos a un gran jugador que lleva dos años parado en el banquillo?

¿El Real Madrid sería mejor equipo con ellos dos más en la cancha? ¿Alguien lo duda?

Me parece que estos dos son algunos de los detalles del partido de ayer entre el Valencia y el Real Madrid. Hay otros muchos que si queréis los podéis comentar al final de estas palabras. ¿Qué os pareció la actuación de Llull o el acomodamiento del Real Madrid a los tres pequeños del Valencia? ¿Y la dirección de Molin con los cambios?

Votad sobre el resultado del Real Madrid-Valencia


¿Cómo veis la eliminatoria que continúa esta noche? Votad en mi encuesta.

Nube de etiquetas