Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Entradas etiquetadas como ‘Bruce Springsteen’

HIGH HOPES DE SPRINGSTEEN ES LO MISMO A “POCAS ESPERANZAS”


El 7 de enero, tras escuchar el disco HIGH HOPES de Springsteen en streaming a través de EL PAÍS, escribí esto en Twitter (@Velascobasket):

“Después de haber escuchado varias veces el último de @springsteen puedo decir: 1, insuficiente para mí por la falta de nuevas canciones.
2. La producción y la variedad de sonidos es más que notable en @springsteen y eso ilumina lo ya conocido y exalta lo nuevo.
3. FRANKIE FELL IN LOVE, THIS IS YOUR SWORD, HUNTER OF INVISIBLE GAME y THE WALL recogen lo que es @springsteen sobrecogiendo o alucinando.
4. HARRY’S PLACE, DOWN IN THE HOLE y HEAVEN’S WALL tienen su luz pero son repetitivas y fallidas. Menores y ni el directo puede arreglarlas
5. Luego están las tres versiones, que son muy buenas y con in crecendos monumentales. JUST LIKE FIRE WOULD enamora por su vitalidad.
6. Y AMERICAN SKIN y THE GHOST OF TOM JOAD descubren intensidad mayúscula por la guitarra de Morello. Sublimes e hiperescuchadas en directo.
7. En definitiva, se espera más de Bruce @springsteen incluso con 64 años encima, pero no creo que haya muchos discos mejores en este 2014.”

Anuncios

Lo mejor de mi 2013


Es una tradición voluntaria escribir el balance de mi año (como ya ocurrió en 2011 y en 2012) y puede interesar muy poco o nada, pero al menos me entretengo.

Este 2013 ha terminado con dos apuntes muy positivos: cada vez le doy más a la bici y estoy con trabajo. Resumamos pues los tres puntos más importantes de 2013.

1. Sigo con trabajo gracias a una llamada de resultado inesperado que cambió totalmente mi vida allá por el 20 de junio. Del adiós forzado y áspero a una revista donde trabajé durante 6 años como periodista a un mundo relativamente nuevo para mí donde estoy haciendo las cosas que mejor sé: gestor de noticias web, entrenador de baloncesto en todo tipo de edades y ámbitos, profesor de inglés y tutor. En la www.cbacademy.org situada en Gran Canaria estoy viviendo experiencias que no me habría imaginado el 19 de junio y que sin duda pueden ser los cimientos del futuro. Por el momento hay que estar satisfecho y ojalá suba la CBA Academy a la EBA, entre otros logros.

ImageImage

2. A pesar de que era casi imposible montar en bicicleta por mi atareada vida como periodista y entrenador, este 2013 me regaló records individuales subiendo el puerto más largo y alto de mi vida (el Pico de las Nieves grancanario a más 1.900 m. y con casi 30 km. de ascensión, más abajo en fotografía), 3 etapas míticas por Asturias con el intento fallido al Angliru y dos marchas cicloturistas impresionantes como son la Irati Xtrem y la Perico Delgado. Sin duda alguna, si conseguí subir Larrau con una lesión en la parte trasera de la rodilla cualquier reto es poco a partir de ahora. Mi récord sobre la bici está en 168 km. tras la Perico Delgado y en 7 horas y 15 tras la Irati y espero que 2014 me traiga otras rutas impresionantes en Pirineos y Asturias, por lo menos, con el sueño de poder subir en algún momento el Roque de los Muchachos de La Palma o a la base de El Teide en Tenerife.

Image

3. Bruce Springsteen no faltó a la cita en 2013 y quizás ese 26 de junio fue el momento más feliz de estos 365 días que se han cumplido. Dos personas muy especiales disfrutaron más que nunca durante 3 horas y media y todavía estaba reciente en mí una herida periodística que no sanará ni con el tiempo. Puedo decir GRACIAS por poder ir al mejor concierto que he visto en mi vida con ROSALITA y DRIVE ALL NIGHT incluidas en un repertorio mayúsculo. Ese día jamás lo olvidaré.

Cuando acabó 2012 dije “llega 2013 y sigo siendo un afortunado. Lo comenzaré con trabajo y con dos equipos. No sé cuánto durará todo esto viendo cómo está España, pero siempre me quedará Bruce Springsteen para disfrutar, la bici para desconectar y cómo no mis amigos y familiares para vivir la vida en todo su apogeo”. Casi puedo argumentar lo mismo a finales de 2013. 

FELIZ 2014 y nos vemos en las canchas, en las oficinas, en la carretera, en la playa, en las montañas o en los recintos musicales.

La incoherencia del ‘fenómeno fan’ y el ateísmo


Os pongo en situación: en junio de 2012 inserté esta entrada en mi blog que trataba sobre la felicidad de un niño de 4 años que cantó con Bruce el ‘Waiting on a sunny day’ en Donosti el 2 de junio de 2012. Pues bien, hoy estuve leyendo los comentarios de los visitantes de diariovasco.com y pude comprobar cómo había opiniones contrapuestas. Unos resaltaron el maravilloso recuerdo que Íker se llevó para el resto de su vida y otros despotricaron sobre el pésimo ejemplo de sus padres y sobre la cuestionable actitud de los que odian la Semana Santa porque no creen en Dios y acuden a llorar, saltar e incluso tocar a su particular Dios, Bruce Springsteen.
Extraigo una valoración:
“Me parece que nos pasamos un poco. Vaya por delante que me gustan algunas de las canciones de Bruce, pero de ahí a la idolatría… (con fines totalitarios, ¿qué es eso de ‘El Jefe’?, creo que no le gusta hasta a él).
Seguro que muchos de los asistentes al concierto se descojonan de las procesiones de Semana Santa en Sevilla. Pues ahí esta una religión del siglo XXI. Todos (cincuentañeros incluidos) dándolo todo por tocar el cuerpo de su Dios.
Y lo del crío… pues nada, igual que los que van al Vaticano a darle la mano al Papa (que vaya por delante no me parece mal si a la gente le llena eso). Pero en fin esta sociedad de progres tiene estas incongruencias…
Necesitamos dioses para vivir: se llamen Jehová, Alá…o Bruce”.

Mi respuesta alocada sería: gracias a Dios (a pesar de mi ateísmo), me encanta Bruce.
Mi contestación más sosegada vendría por aquí: es criticable que haya gente que menosprecie ciertos comportamientos y luego los repita en otros ámbitos paralelos. Por ello, ¿por qué no valoro a una aficionada que está en primera fila para ver a Alejandro Sanz o a los Backstreet Boys y sí me jacto de mi gusto por Bruce? Así que todos tenemos un Dios al que venerar, de una forma más radical o no, pero siempre aparece. Nuestras vidas cuentan con un vacío que nuestros oídos o vista se encargan de llenar algún día. Sin embargo, hay un apartado en el que no estoy de acuerdo. ¿Qué tienen ver la religión católica, musulmana o budista con Bruce? Los seguidores acérrimos de Bruce alabamos a un ser que existe, no a uno que nos cuentan en libros manipulados e impuestos a sangre. Las acciones de Bruce son dejarse todo en el escenario durante 3 o más horas, sonreír, correr y crear tristeza subsanada por una inmensa alegría. Todo eso cuesta de 65 a 85 euros cada vez que uno compra una entrada. ¿Es la religión del Siglo XXI? No, no habrá muertes por defender a Bruce. Bruce se extiende por el mundo, incluso a los casi 64 años, porque es el mejor “animal” en directo.

Concluyo: “Hay dos tipos de personas en el mundo: los que les gusta Bruce y los que nunca le han visto tocar en directo”.

El peor concierto de Bruce Springsteen que nunca vi, en Valladolid


Bruce aterrizó en España para cinco conciertos de su gira ‘Working on a dream’. Su objetivo era no repetir ciudades respecto a 2007 y 2008. Así que había muchas pretendientes. Las ganadoras fueron Bilbao, Sevilla, Benidorm, Valladolid y Santiago. Llenó en Bilbao, Valladolid (yo diría que sí) y Santiago. En Benidorm rozó el lleno y en Sevilla se pegó un batacazo monumental debido a que en un estadio de 50.000 personas en el sur de España era casi imposible que picase mucha gente porque los precios eran de unos 60-80 euros. Con todo esto, y sabiendo de mi presupuesto escaso, creo que escogí muy bien: Valladolid y Santiago. Dos días seguidos (1 y 2 de agosto) y luego viajecito por Galicia para enseñarla a unos familiares.
El concierto de Valladolid fue en el estadio de fútbol y se preveían unos 25.000-30.000 espectadores. Conseguí habitación para mí en un hotel a las afueras de la ciudad por un precio aceptable para ser una individual y elegí el tren desde Chamartín para llegar en un media-distancia a la capital de la región castellano-leonesa. 2 horas y media de viaje al lado de un obeso que olía muy mal, tan mal que tenía que girar mi cara hacia la ventanilla para así respirar algo mejor. Cuando mucha gente se bajó en Medina del Campo pude moverme para elegir otro sitio. Menos mal.
Lo que parecía casi imposible en un 1 de agosto se cumplió: día desapacible y muchísima lluvia en Valladolid. Una mañana aguada con tormentas no invitaba a quedarse haciendo cola para acercarme lo máximo posible a Bruce. Volví a ver a dos compañeras ‘brusistas’ (Pati y Marta) y decidimos coger un taxi para a las 11:30 horas posicionarnos en la cola. Era tal el diluvio que cuando llegué allí (apenas estaba preparado con ropa de abrigo e impermeable) decidí que lo mejor era acudir al hotel. Por ello solicité un taxi y echando hostias entré en la habitación reservada. Gran opción, ya que dormí durante unas dos horas. A las tres desperté y me encaminé hacia el centro de la ciudad y comí en un bar de pizzas. Di una vuelta por lo más conocido de Valladolid (no me gustó nada, salvo la plaza mayor un poco) y comprobé que había autobuses que llevaban por un euro o algo así al estadio. Aterricé a las cinco y empecé a hacer la cola.
Lo buenísimo es que me encontré con Adolfo y un amigo suyo. A Adolfo le conocí en Roma, creo, dos semanas antes y resultó un concierto más llevadero con él.
A las nueve casi en punto saltó Bruce a la palestra y nos ofreció el concierto más corto de la gira española de unos 160 minutos (el hecho de que tocase en Santiago un día después influyó) y el sonido fue absolutamente lamentable (ni sabía qué era lo que Roy Bittan emitía en la introducción con su acordeón). Todos los males se disiparon aun así con mi BADLANDS (los gestos de Bruce valían 60 euros) y la mala noticia es que fallaba la pantalla central a menudo. Me encantaron el TRAPPED, el GREAT BALLS OF FIRE, el SOMETHING IN THE NIGHT y el SEVEN NIGHTS TO ROCK. Creo recordar también que el MY LOVE WILL NOT LET YOU DOWN resultó espectacular por el maltrato de la batería de Max en su solo casi al final de la canción. Os muestro algunas canciones de este concierto que para mí ha sido el peor de los 15 que he visto de Bruce hasta ahora.




Listado en http://www.backstreets.com/setlists2009a.html

España Cañí [Roy solo accordion intro]
Badlands
No Surrender
Night
Hungry Heart
Outlaw Pete
Spirit in the Night
Working on a Dream
Seeds
Johnny 99
Trapped
Raise Your Hand
Great Balls of Fire
Something in the Night
Surprise, Surprise
My Love Will Not Let You Down
Waitin’ on a Sunny Day
The Promised Land
Girls in Their Summer Clothes
American Skin (41 Shots)
Lonesome Day
The Rising
Born to Run
* * *
Seven Nights to Rock
American Land
Bobby Jean
Dancing in the Dark
Twist and Shout

Cuando los ojos se llenan de imágenes de Bruce Springsteen y de Roma


Ese viaje del 18 al 20 de julio de 2009 supondrá siempre un recuerdo precioso. Ir a una de las ciudades más bellas del mundo, Roma, a ver un concierto del mejor artista en directo, Bruce Springsteen, no tiene precio. No, no tiene. Ni 450 euros por estar en un cuatro estrellas bastante aparente.
Esa sensación de estar dentro del Panteón y apenas cuatro horas después empezar a saltar porque está sonando la potentísima Badlands (precedida por unas imágenes del oeste en la pantalla y la banda sonora de ‘Once upon a time in the west’ de Morricone) no se borra de la mente de una persona cualquiera.
El concierto de ese día 19 de julio fue una pasada, no tan impresionante como el de un año antes en Milano, pero casi. Lo más notorio para mí fue ver por primera vez un espectacular ‘Outlaw Pete’, bailar con el ‘You can’t sit down’ y fanforronear con el ‘Pink Cadillac’.
Lo que menos me entusiasmó de esta gira es que se convirtió en un ‘grandes éxitos’ debido a que no defendió el ‘Working on a dream’ en directo porque no pegaba casi ningún título con una banda de rock. En esta ocasión tocó tres de ese trabajo (la homónima, ‘Outlaw Pete’ y la cumpleañera ‘Surprise, surprise’) y la calidad se centró en ‘Bobby Jean’, ‘Johnny 99’, ‘Born to run’, ‘Dancing in the dark’, ‘Hungry heart’… Éste fue el listado:
http://www.backstreets.com/setlists2009a.html

Badlands
Out in the Street
Outlaw Pete
No Surrender
She’s the One
Working on a Dream
Seeds
Johnny 99
Atlantic City
Raise Your Hand
Hungry Heart
Pink Cadillac
I’m on Fire
Surprise Surprise
Prove It All Night
Waitin’ on a Sunny Day
The Promised Land
American Skin (41 Shots)
Lonesome Day
The Rising
Born to Run
* * *
My City of Ruins
Thunder Road
You Can’t Sit Down
American Land
Bobby Jean
Dancing in the Dark
Twist and Shout

Y al día siguiente… al Vaticano para ver la Capilla Sixtina y la Basílica. ¡Gracias Bruce!

La Barceloneta al ritmo de Ramrod de Bruce Springsteen


Un día después de escuchar Ramrod en el Olímpico de Montjuic, no viene mal visitar la Barceloneta y al mismo tiempo disfrutar de todas las vistas.

Tras siete conciertos por fin tu ídolo toca la canción que le pides


Me comentan siempre que estoy loco al ir al máximo número de conciertos de Bruce Springsteen. Seguramente lleven razón, pero detalles como éste me encorajinan más. Un aficionado español de Bruce fue a Sevilla, Barcelona (dos conciertos), Donosti, Madrid y París (dos conciertos) y siempre pidió la misma canción (una de mis adoradas canciones de la ‘cara b’ de Bruce): TAKE THEM AS THEY COME. Es una canción rock con un estribillo precioso y épico. La lástima para mí es que nunca supo rubricar una obra fantástica y se pierde en un último minuto repetitivo, pero el resto es una joya de apenas unos seis acordes (como mucho).
Lo mejor de este vídeo que capté en Hyde Park de Londres es que al fin Bruce tocó ese tema y explicó ante la multitud lo que había intentado el español. “Una gran inversión”, subrayó el artista que diseccionó todos los viajes con bromas (“En París, ni por los cojones bien. Ve a ver la Torre Eiffel. Pero Londres… Hoy es tu día de suerte”). En esa pancarta que el español (madrileño, para más información, creo) entregó se aloja toda la ilusión y admiración que despierta el mejor cantante en directo de las últimas décadas (no sé si hay alguien con tanta empatía y calidad como él, la verdad).

Nube de etiquetas