Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Archivo para la Categoría "Artículos de opinión"

Tristeza que aflora por Gran Canaria


El fuego es el mayor protagonista de los veranos de los siglos XX y XXI. Hay que prender para sacar beneficios económicos. Hay una Ley de Montes, pero lo cierto es que nada se detiene.

Yo viví en Gran Canaria y sin duda querré volver en cuanto que pueda. He visitado una gran parte de su territorio, buscando el verdor de otras regiones a tan solo un salto de África. He contemplado su riqueza paisajística, sus barrancos, su vegetación endémica y sus pinares. He recorrido sus pendientes con mi bicicleta y he enseñado la isla a numerosas personas para que descubriesen los encantos de un montículo de tierra que parece un pequeño continente por pasar de un desierto en el sur a una selva o a un clima de alta montaña.

Todas las noticias que están llegando desde hace una semana y media me están doliendo enormemente. Mi pesar es mayúsculo porque desde la distancia estoy sintiendo cómo se está perdiendo lo más precioso que quedaba en la isla: la cara norte a partir de 200 metros hasta el Pico de las Nieves. Laurisilva, pinares, vegetación que te transporta a Asturias, humedad… Todo eso se ha perdido ya. Hablan de 10.000 hectáreas, una inmensidad. 75 km. de perímetro.

La isla se ha muerto visualmente. Quedan personas dentro, esperemos que sigan bien, pero la isla se ha muerto para los que la conocíamos. Los incendios de 2007 fueron terroríficos al diezmar a gran parte del cuadrante suroeste de la isla. Ahora todo se ha centrado en el cuadrante noroeste y se extiende por el centro y el oeste. Seguramente se abogará por relativizar la pérdida que se está produciendo ahora mismo pero el daño es irreparable, infinito. Quienes hayan provocado esto han matado a la isla.

Recuerdo mi viaje de La Aldea a Tafira en bicicleta pasando por el Pinar de Tamadaba. Recuerdo mis subidas por Juncalillo en 2018 para subir hasta 1.600 metros y bajar por Fontanales. Recuerdo mis excursiones con amigos por la Cruz de Tejeda y Tejeda. La niebla, la lluvia a partir de 1.000 metros en junio, el frío, el olor natural a la arboleda… Estampas fallecidas. Mi tristeza se refleja aún más en los momentos que mi memoria guarda y que se han evaporado.

No habrá dinero para recuperar lo que se ha quemado. No hay dinero ni ganas tampoco. Estamos ante la defunción medioambiental de la isla. Ni una sola organización ecologista podrá hacer frente a este desastre. Ni un solo gobierno establecerá ayudas para mitigar todo el cataclismo. Es inasumible, inabarcable. Es el holocausto medioambiental de la tercera isla canaria en extensión.

Debo decir que conozco a personas que están ayudando a los demás actualmente con camas para acoger a los desalojados y eso conforta. El pueblo canario es muy solidario y humanitario. Sin embargo, a pesar de esa noticia positiva, una parte de mi alma se ha resquebrajado y lo siento profundamente.

Por último, el ser humano es el mayor parásito y virus que ha pasado por este planeta y hasta que no quede un bosque sin arder o talar, o un océano sin arrasar, no se parará. Las distopías son el futuro.

Posdata: no soy capaz de mostrar ni una imagen de Gran Canaria de un tiempo mejor. Estoy apesadumbrado.

Anuncios

Circo del siglo XXI


Canciones, corrida de toros falsa, payasos y acróbatas. Con todo eso, las noches de verano se pasan mejor. En el centro de España hay circos itinerantes que llenan cada noche unas 300 butacas.

IMG_20190712_234845.jpg

 

Los pies encima del asiento en RENFE


Mi pregunta es: cuando otra persona se quiere sentar sobre tus pies, ¿cómo reaccionas?

La canícula y las dudas existenciales


Sigo sorprendiéndome por las recurrentes olas de calor y las críticas a cualquier medida gubernamental que pretende limitar (hasta cierto punto) el calentamiento global.

Por mucho que se tomen acciones en nuestro hogar, en nuestra vecindad o en nuestro pueblo, el cambio climático va más allá y no solamente me sorprenden la mentalidad capitalista que solo piensa en el crecimiento exacerbado (y no en el decrecimiento como punto a recurrir en el futuro) sino también las valoraciones parciales contra programas como ‘Madrid central’, que es un oasis diminuto en medio de un desierto extremo.

Cambiar el clima es un trabajo de todos y todo el sistema capitalista nos ha movido hacia consumir plástico, tejidos sintéticos o coches diesel trucados en sus emisiones. Por mucho que queramos aportar nuestro granito de arena, primero las alternativas deberían venir por limitar la contaminación a través de la energía global y después nos centraríamos en cómo bajar la polución de nuestro transporte o consumo interno. Aun así, vamos 25 años retrasados y solo algunas evidencias eventuales en la anterior década nos mostraron que lo que ahora vivimos y sufrimos no es más que la dejadez anterior.

Dicho lo cual, y tras ver en el cine “La última lección” que es una crítica muy negativa hacia nuestra batalla perdida en materias medioambientales y que nos lleva al desastre absoluto, ¿realmente nos queda alguna esperanza sobre nuestra vida en este planeta donde los países en vías de desarrollo seguirán creciendo sin control y con peores condiciones sociales auspiciadas por las primeras potencias? Todo irá a peor, todo. Los peores vaticinios nos esperan tranquilamente sobre un sofá mientras que creamos más carreteras, cortamos más árboles, producimos más plástico e inventamos más caminos con impacto ambiental.

Estamos ante una calle sin salida cuyas vías de escape nos devuelven al principio de la vía. El consumismo y el capitalismo, garantes del crecimiento económico y de la mejora de algunos ciudadanos, nos han atado y la llave está muy lejos de nuestro alcance.

Bloquear tu libertad


Uno es libre si hace lo que quiere. Está escrito en muchas constituciones. Sin embargo, las nuevas tecnologías se convierten en tremendas jaulas para nuestro cerebro.

Mediante la comunicación en este blog, que no deja de ser una red social, voy a intentar algo. A través de una famosa aplicación para bloquear los sitios o aplicaciones que consumen gran parte de tu tiempo, voy a intentar tardar mucho tiempo en revisar lo que ocurre en las redes sociales. Me he dejado la visualización y lectura de sitios de información periodísticos para mantenerme actualizado, pero evitaré las redes sociales más conocidas. ¿Cuánto durará mi censura y realmente estaré más o menos contento por ello?

Lo que tengo claro es que tras escribir sobre la locura de la inmediatez, voy a cerciorarme que las redes sociales no crean ningún tipo de alarma innecesaria.

Los precios en Francia de la gasolina


Los ‘gillets jaunes’ están quejosos… Viendo estos precios extraídos de ‘francetvinfo.com’…

2019-05-20

La niñez en una película de 12 años


Boyhood (niñez). Ésta es la típica película que te puede aburrir al máximo o te puede atrapar a pesar de que aparentemente no pasa nada. Es la típica película de días en los que el mejor plan es ir a una calle como Doctor Cortezo en Madrid para pagar una entrada por una película en versión original subtitulada.
Fuera de los artificios del Hollywood más rancio e insulso, me quedo con esta película que ya quise ver en su día en Las Palmas, pero que hoy he tenido la suerte de poder admirar.
Esta canción es el resumen de lo que es la niñez, adolescencia y demás.

Nube de etiquetas