Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Archivo para la Categoría "Artículos de opinión"

La niñez en una película de 12 años


Boyhood (niñez). Ésta es la típica película que te puede aburrir al máximo o te puede atrapar a pesar de que aparentemente no pasa nada. Es la típica película de días en los que el mejor plan es ir a una calle como Doctor Cortezo en Madrid para pagar una entrada por una película en versión original subtitulada.
Fuera de los artificios del Hollywood más rancio e insulso, me quedo con esta película que ya quise ver en su día en Las Palmas, pero que hoy he tenido la suerte de poder admirar.
Esta canción es el resumen de lo que es la niñez, adolescencia y demás.

Anuncios

Arcadi Oliveres, conocimiento y denuncia del capitalismo inservible


Me dejé llevar por Youtube un día y descubrí un vídeo de una conferencia de Arcadi Oliveres. No le conocía de nada y leí que era doctor en Ciencias Económicas y profesor del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, entre otros cargos. Escuché sus argumentos cuyo énfasis final era concienciar a los ciudadanos sobre la brutalidad del capitalismo en nuestros días y promover depósitos en banca ética (no confundir con banca cívica). Os expongo un pequeño extracto de sus primeros minutos (más o menos del 8 al 15).

“100.000 personas mueren al día por hambre en el mundo. Como si fuese un estadio de fútbol. No sale cada día en ningún periódico y mueren dispersas en el mundo. Esta economía absurda [el capitalismo] mata al día a esas personas cuando en el mundo hay alimentos suficientes para conseguir las calorías necesarias. ¿Cuál es el problema? No es la producción, sino la distribución.
Para resolver esto no hay que enviar sólo alimentos. En Haití hubo un terremoto y se enviaron alimentos hace tres años. En los países como Costa de Marfil, Chad, Níger… no hay que enviar alimentos porque haya un terremoto un día determinado, sino todos los días.
Hay que repartir bien la tierra y que los países pobres produzcan lo que sus poblaciones necesitan y no lo que necesitan las grandes potencias. Uno come con arroz y maíz pero no con café y azúcar.
Para evitar el hambre en el mundo, la FAO en 2008 calculó que se necesitaban 50.000 millones de dólares al año. Los países más ricos respondieron que ni hablar porque no tenían esas reservas. La ONU dijo que los 8.000 millones de contrarréplica no servían ni para empezar. El 15 de septiembre, tres meses después de esta propuesta de la FAO, Lehman Brothers, cuyo director para España era Luis de Guindos [actual ministro de Economía con Rajoy], quebró y arrastró a miles de pequeñas empresas. Como había miedo de que otros bancos cayesen, los países comenzaron a “inyectar liquidez a la banca”. Calculé cuánto dinero se inyectó como donativo o préstamo que no se devuelve durante estos 4 años hasta principios de 2013. La cifra es 4.6 billones de dólares. Con el dinero que durante estos años se entregó a la banca se habría erradicado el hambre en el mundo 92 veces. Ésta es una prueba de que la economía en el mundo no funciona”.

Rajoy no quiere explicarse, ¡vivan las insinuaciones!


“Un presidente del Gobierno no puede estar saliendo cada día al paso de todas y cada una de las insinuaciones, rumores e informaciones interesadas que se publiquen o se vayan publicando. No tiene sentido pedir eso a un presidente del Gobierno.”
Éste es el paso al frente que quiso dar Rajoy hoy en una comparecencia insulsa y que no aportó nada nuevo bajo el sol, porque dio igual que le hubiesen hecho mil preguntas que una sola. El discurso de ahí no iba a variar. El canal estaba totalmente influenciado y de nada valen las exigencias periodísticas y sociales que solicitan más información para conocer la verdad sobre un caso que se ha enquistado demasiado y del que ningún presidente puede salir indemne. Todo lo que no sea la dimisión de Rajoy, quedaría desajustado. Pero como en España nadie dimite… ¿para qué, verdad, Rajoy? Lo que tengo claro es que un presidente normalmente no está en el candelero por este tipo de supuestas tramas de financiación ilegal. Por ello, toda explicación es escasa. Los ciudadanos necesitan más y la cita de Rajoy no es más que una muestra más de la insuficiente información pública que reciben los españoles. Luego la culpa será de los medios de izquierdas… El silencio y el no dar la cara no favorecen a un gobernante que ha mentido tanto desde el 20 de noviembre de 2011.

Milongas del baloncesto


La RAE explica lo que es una milonga:
“6. f. coloq. Engaño, cuento.”
Eso entiendo yo respecto a las excusas que te suelen dar los jugadores sobre la motivación y sobre el esfuerzo. ‘Es que no me entiendes’, ‘es que no me des voces que me descentro’, ‘es que vas contra mí’, ‘es que me tienes que dejar jugar a mi estilo’…
Todo muy bonito. Y la FEB preconiza eso a través de su escuela de entrenadores. Muy bonito. Seguro que el hecho de disponer de los mejores jugadores o de los potencialmente más interesantes hace que esas proclamas se extiendan.
Pero la realidad es otra muy distinta. El jugador quiere sobreponerse sobre el entrenador. Se critica que en Europa (y por ello también en España) el entrenador ahoga al jugador no sólo por la cantidad de sistemas y el ‘encorsetamiento’, sino también por sus malos modos y exceso de protagonismo desde la banda.
No discuto que esto suceda y que yo mismo pueda llegar a emplear esa técnica alguna vez por unos determinados razonamientos, pero el jugador tiende a coger el todo y no la parte. Se escuda en cualquier argumento que caliente la inteligencia del técnico y por ello cree que gana porque consigue que los entrenadores salgan de los equipos y de sus vidas.
El ‘psicologismo’ (tendencia que sólo busca el entender como sea al otro) me abruma. Y lo voy a explicar en un caso muy práctico. Jugador que sabe que tiene que cerrar el rebote o no permitir el centro de la pista a su atacante y lo primero que hace en un partido es obrar de forma incorrecta en defensa. ¿Qué haces? ‘Venga ánimo, a la siguiente lo harás bien’ (psicologismo puro). O ‘vamos tío, que hay que estar espabilado’ (toque de atención). U ‘¡hostia, no dejes el centro!’ (cansancio por la falta de actitud e intensidad de su jugador).
El baloncestista tiende a pensar desde el primer momento que le tienes manía y que le descentras, pero ¿estaba centrado ese jugador desde el segundo uno? ¿No se daba cuenta de que había otros compañeros queriendo ocupar su puesto en la pista? ¿No comprueba que el que realmente hace un favor al otro es el entrenador al jugador y no el jugador al entrenador?
Pues bien, el jugador se queja sobre los malos modos del entrenador. Sinceramente, sobre una pista de baloncesto no concibo otra cosa que no sea la de la intensidad máxima siempre que se den las circunstancias. Y cuando no se produce me harto. “Hay que convencer, no gritar”, aseguran algunos. Yo respondo: “Hay que actuar y no buscar excusas”. Cuando un jugador hace su trabajo, el entrenador le premia y le venera. Cuando un jugador no quiere hacer su trabajo o descuida su labor, el entrenador se cansa de su actitud. Es así. El entrenador “morirá” por un jugador sacrificado y pasará o vilipendiará a uno que no busca el sacrificio o la mejora. El jugador no entenderá su cometido por las excesivas pulsaciones o por su indiferencia. El entrenador se cabreará.
Siempre utilizo la misma pregunta ante un jugador: “¿No te das cuenta de que si tú quieres complacerme con tu esfuerzo yo iré a tope contigo y te tendré un aprecio especial? ¿Por qué no te ganas al entrenador?” Eso sucede casi nunca y cuando ocurre es una de las mejores experiencias que un técnico puede vivir: la concordancia.

La Sanidad que nos prepara el PP incluye no dar pastillas para dormir en hospitales


En Tembleque, pueblo donde tengo familia, las cámaras de televisión se están volviendo famosas. En las últimas semanas he visto a algún vecino que conozco muy de cerca que protesta contra el cierre de las urgencias de la localidad. Es una decisión de ahorro de una política con menos compasión y talante que un cocodrilo en el Amazonas ante un animal sangrando. ¡Qué más le da si se muere una persona viajando en coche durante 25-30 minutos porque en su pueblo le han cerrado las Urgencias! ¡Qué importa, verdad!
El colmo fue una situación que conozco de primera mano en el hospital central de Toledo. Una enferma en muy mal estado solicitó una pastilla para dormir ¡y las enfermeras no disponían de ninguna! Su hija debió traer una de su casa (a más de 25 kilómetros) para que su madre pudiese dormir sin dolor, preocupación o pesar.
Y lo mejor de todo es que esa responsable política da lecciones a la gente en vez de irse a su ‘p…’ casa. ¡Qué más da todo! ¡Vamos a obligar a los ciudadanos a pagar seguros privados para que se desangren todos los meses sin dinero para otros menesteres!

La nueva tecnología que nos atrae y consume


Sí, más que consumirla, nos consume. Nos esclaviza y vuelve vulnerables. Y si nos aburrimos en una conversación es muy fácil desconectar comprobando nuevos mensajes en el móvil.
Por otro lado, la oferta de nueva tecnología es tan amplia que nos congestiona. Estoy buscando una tableta (espero que no me lleguen anuncios spam sobre el tema en los próximos minutos) y no sé qué elegir. No soy un libra, simplemente no sé qué elegir. Las buenas cuestan mucho (por encima de 500 euros) y las baratas son decepcionantes (el otro día fui a un centro comercial para tocar la propia de ese lugar y por 199 euros me proporcionaban una buena tableta pero con unos lamentables altavoces).
La que te gusta por precio no tiene suficiente aguante en la batería. La que te distorsiona por lo cara que es posee características como el 3G que te salvarían de cualquier aprieto con una conexión desde el móvil. Además, dentro de las caras siempre hay taras. A veces es el sistema operativo, incompatible con alguna otra cosa, y en otras ocasiones aspectos tan livianos como el lanzamiento de la tableta número 3 que mejora a la que tienes y que cuesta 200 euros pero que no modifica sustancialmente a la anterior.
¿Y eso de que no te puedas comprar por 250 euros una gran tableta como es la 1 de cualquier gran marca porque la han descatalogado? O te pillas la que lleva cinco meses en el mercado o te quedas sin suelto al adquirir la más reciente. No puedes optar a la de hace un año y medio. Imaginemos que nadie se pudiese comprar el ‘Born to run’ de Bruce y sólo pudiese elegir entre el ‘The rising’ y el ‘Wrecking ball’. Vaya aburrimiento.
Consumido por las tabletas me hallo, esperando que una maravilla de unos 300 euros con 3G, wifi, 32 gigas, 1 giga de memoria y un buen aguante de batería de 7000 amperios me convenza.

Una respuesta sobre “La caducidad de los billetes que guardamos y que enriquecen”


Sigo leyendo unas líneas más de KALASHNIKOV de Alberto Vázquez-Figueroa para hallar una respuesta sobre la entrada https://carlosvelasco.wordpress.com/2012/08/06/la-caducidad-de-los-billetes-que-guardamos-y-que-enriquecen/. Ya sabéis: si los billetes caducasen, el dinero negro afloraría y no habría una crisis tan agudizada. Ésto es lo que opina un personaje de la novela para que continúe la reflexión:
– “Se trata de una propuesta sorprendente pero a mi modo de entender absolutamente utópica. Si fuéramos capaces de convertirla en realidad más de uno se tiraría de los pelos, pero tú y yo sabemos que los únicos que podría intentar llevarlo a cabo sería los menos interesados en hacerlo. (…) ¿Con el cambio de la peseta al euro hubo muchas compras? Sí, pero muchos creyeron que la bonanza económica iba a continuar, se liaron a construir o fabricar como locos y han acabado comiéndose con patatas las casas y los automóviles, lo cual está contribuyendo de forma harto notable a la crisis actual. (…) En cuanto que pasó la súbita afloración de dinero sumergido y los recolectores de billetes volvieron a sentirse seguros, las aguas han vuelto a un cauce cada vez más mísero. Me entristece reconocerlo, pero nuestra amada democracia se ha convertido en una especie de gastada camisa que en cuanto la remiendan por un lado se deshilacha por otro. (…) Como nuestros dirigentes continúen haciendo estupideces nos quedaremos sin la democracia, porque a cada período de decadencia y profunda corrupción como el que estamos atravesando suele sucederle un período de dictadura y tiranía”.
¿Qué opináis?

Nube de etiquetas