Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Archivo para julio, 2013

El Castillo de Almansa por la noche


20130721_225214
El Castillo de Almansa está formado por dos recintos escalonados, ambos defendidos por torres semicirculares y lienzos almenados.
El recinto inferior del castillo posee dos puertas de acceso; la del lado oeste, por la que se entraba a pie y a caballo a través de su imponente barbacana, es la que actualmente se utiliza. Continuando el recorrido se llega al actual patio de armas, atravesándolo se encuentra la puerta del lado este por la que se accedía con carros y carruajes.
Desde el patio, subiendo por una empinada escalera, se accede al segundo recinto, en el centro del cual se alza la majestuosa Torre del Homenaje. Este torreón es de planta cuadrada, con mampostería y sillería. De los dos pisos que hubiera se conserva el inferior. Su bóveda presenta una cubierta interior de crucería gótica con nervios de piedra y elementos de ladrillo, en cuya clave aparecen las armas de Juan Pacheco, Marqués de Villena.

20130721_230749
Los orígenes del castillo de Almansa se remontan al período almohade, cuya característica forma de construcción, el tapial, permanece patente aún hoy día en alguno de sus muros, siendo ésta parte la más antigua conservada en el castillo.
El castillo fue reconquistado por Jaime I, quien lo cedió a la Orden del Temple, pasando posteriormente al reino de Castilla. Alfonso X el Sabio lo dotó de dos fueros, el de Requena y el de Cuenca.
Aunque fue ya famoso por su importancia a principios del siglo XII, el castillo actual fue construido por el infante Don Juan Manuel en el siglo XIV.
Aunque el castillo fue ya famoso por su importancia a principios del siglo XII, en el siglo XIV pasó a manos del infante don Juan Manuel, quien lo mandó reconstruir sobre las fortificaciones musulmanas, diferenciándose claramente la mampostería cristiana del tapial árabe. Su aspecto actual corresponde, además, a las reformas realizadas en la época del marqués de Villena, Don Juan Pacheco.

20130721_230952
20130721_193531

Anuncios

El gazpacho manchego


¿Un caldo con tomate, ajo y demás…? ¡No! Es el gazpacho manchego que lleva una torta por debajo y diversos ingredientes como el pollo o el tomate. Riquísimo.

GAZPACHO MANCHEGO

GAZPACHO MANCHEGO

Otra enseñanza de VIRACOCHA: la ofuscación por el oro


Casi al final del libro de Vázquez-Figueroa, VIRACOCHA, el autor nos plantea este interesante diálogo entre dos mujeres incas y un español perdido en el Cuzco en 1533 justo antes de la conquista de Pizarro de Perú:

“- ¿Por qué es tan importante el oro para los tuyos?- quiso saber Shungu-Sinchi-. Perseguirlo de ese modo se me antoja pueril.
– En mi país [España] el oro es muy escaso y se convierte en un símbolo de riqueza y poder. Quien tiene oro, lo tiene todo.
– Mi madre me contaba que allá en las selvas del Oriente existe una región en la que no se encuentran piedras- señaló Naika-. No hay más que ríos, árboles y tierra fangosa, y para los aucas de aquella región, tener una piedra constituye también un símbolo de riqueza y poder… ¿Acaso [los españoles] sois tan primitivos como ellos?
– Es muy posible… -admitió  él-. Aunque debo reconocer que después de haber visto tantas cosas, me siento incapaz de decidir qué es lo primitivo y qué lo civilizado. A veces tengo la impresión de venir de un mundo salvaje, y otras, que los salvajes sois vosotros, aunque ésa es una duda que la Historia se encargará de resolver: el que pierda será el salvaje, y el que venza el civilizado. Siempre ocurre igual…”

Cabañas en Picos de Europa


Andando por pendientes muy pronunciadas entre Bulnes y Pandébano (Asturias), me encontré este pequeño poblado rural a unos 800 m. de altitud.

image

image

image

image

Cudillero, o cómo postrarse con colorido sobre una ensenada


El que no conozca Cudillero (en la costa occidental de Asturias) sólo debería ver esta foto y este vídeo:
CUDILLERO

La incoherencia del ‘fenómeno fan’ y el ateísmo


Os pongo en situación: en junio de 2012 inserté esta entrada en mi blog que trataba sobre la felicidad de un niño de 4 años que cantó con Bruce el ‘Waiting on a sunny day’ en Donosti el 2 de junio de 2012. Pues bien, hoy estuve leyendo los comentarios de los visitantes de diariovasco.com y pude comprobar cómo había opiniones contrapuestas. Unos resaltaron el maravilloso recuerdo que Íker se llevó para el resto de su vida y otros despotricaron sobre el pésimo ejemplo de sus padres y sobre la cuestionable actitud de los que odian la Semana Santa porque no creen en Dios y acuden a llorar, saltar e incluso tocar a su particular Dios, Bruce Springsteen.
Extraigo una valoración:
“Me parece que nos pasamos un poco. Vaya por delante que me gustan algunas de las canciones de Bruce, pero de ahí a la idolatría… (con fines totalitarios, ¿qué es eso de ‘El Jefe’?, creo que no le gusta hasta a él).
Seguro que muchos de los asistentes al concierto se descojonan de las procesiones de Semana Santa en Sevilla. Pues ahí esta una religión del siglo XXI. Todos (cincuentañeros incluidos) dándolo todo por tocar el cuerpo de su Dios.
Y lo del crío… pues nada, igual que los que van al Vaticano a darle la mano al Papa (que vaya por delante no me parece mal si a la gente le llena eso). Pero en fin esta sociedad de progres tiene estas incongruencias…
Necesitamos dioses para vivir: se llamen Jehová, Alá…o Bruce”.

Mi respuesta alocada sería: gracias a Dios (a pesar de mi ateísmo), me encanta Bruce.
Mi contestación más sosegada vendría por aquí: es criticable que haya gente que menosprecie ciertos comportamientos y luego los repita en otros ámbitos paralelos. Por ello, ¿por qué no valoro a una aficionada que está en primera fila para ver a Alejandro Sanz o a los Backstreet Boys y sí me jacto de mi gusto por Bruce? Así que todos tenemos un Dios al que venerar, de una forma más radical o no, pero siempre aparece. Nuestras vidas cuentan con un vacío que nuestros oídos o vista se encargan de llenar algún día. Sin embargo, hay un apartado en el que no estoy de acuerdo. ¿Qué tienen ver la religión católica, musulmana o budista con Bruce? Los seguidores acérrimos de Bruce alabamos a un ser que existe, no a uno que nos cuentan en libros manipulados e impuestos a sangre. Las acciones de Bruce son dejarse todo en el escenario durante 3 o más horas, sonreír, correr y crear tristeza subsanada por una inmensa alegría. Todo eso cuesta de 65 a 85 euros cada vez que uno compra una entrada. ¿Es la religión del Siglo XXI? No, no habrá muertes por defender a Bruce. Bruce se extiende por el mundo, incluso a los casi 64 años, porque es el mejor “animal” en directo.

Concluyo: “Hay dos tipos de personas en el mundo: los que les gusta Bruce y los que nunca le han visto tocar en directo”.

Sobre emperadores desenfrenados y la liberación


Hoy os mostraré un extracto del libro VIRACOCHA de Alberto Vázquez-Figueroa que me estoy leyendo.
Carlos I es el emperador del Sacro Imperio Germánico y rey del Reino de Castilla y la colonización de América es un hecho en proceso. Alonso de Molina, capitán que participó con Pizarro en la exploración de la costa del Pacífico, quedó abandonado en Túmbez y Huáscar, el “Inca”, solicitó su presencia, así el curaca le guía hacia Cuzco. Tras varias aventuras, ésta es la conversación que comienza Alonso sobre la tiranía y la búsqueda de nuevos horizontes en su vida.

– ¿El Emperador? Alguien a quien el destino se encaprichó en proporcionarle mucho más de lo que a todas luces se merece. Su madre era una loca de atar y su padre un bello imbécil y sin embargo se comporta como si la Tierra y la Luna no bastaran para cantar sus glorias. Los mejores soldados de este siglo le ofrecen a diario nuevos reinos, pero en el fondo los desprecia y en sus cárceles se pudren muchas veces aquellos a quien les debe todo.
– Hablar así aquí te costaría la vida.
– Y allí también y fue por eso quizá por lo que decidí marcharme. Matar y morir por un ideal compensa a veces, pero después de tanta lucha y sufrimientos llegué a la conclusión de que le estaba ofreciendo las margaritas de mis mejores años a los cerdos, y nadie…, ¡y el Emperador menos que nadie!, se merecía una sola gota de mi sangre o mi sudor.
– Me das miedo. A veces, cuando hablas así, me asustas.
– ¿Por qué? ¿Porque destruyo los esquemas sobre los que forjaron tu vida? También destruyo los míos desde luego, pero las largas noches de hambre y frío, y el abandono en que nos dejaron en la isla del Gallo me enseñaron que los poderosos se limitan a jugar con nosotros sin respetar norma alguna, y por lo tanto su comportamieno nos libera de nuestros juramentos. Quien me negó un pedazo de pan no se merece que le ofrezca un reino, y al poner pie en esta tierra rompí completamente las cadenas que me unían al Emperador. Por mí puede irse al infierno.
– ¿Y piensas someterte a las normas del “Inca”?
– ¿Crees que he venido a cambiar de tirano? Si Huáscar es como dices, obtendrá mi respeto, pero no mi sumisión. Conoceré vuestro país y si me acepta como huésped tal vez me quede un tiempo… Luego continuaré mi camino en busca de otros paisajes y otras gentes o volveré a mi casa un día en que sepa que el Emperador está muerto y enterrado.

Que cada uno extraiga su propio análisis.

Nube de etiquetas