Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?


Conozco bien la reacción de la gente ante una noticia gracias a la eclosión de Twitter. Normalmente se asocia el binomio muchos ‘retuits’-muchas visitas en una web, pero no es siempre así. Gracias a ‘dios’.
Creo que todos los usuarios de Internet nos volvemos muy cómodos y solo nos fijamos en que el concepto noticia está encuadrado en los 140 caracteres de Twitter, de los cuales 50 o más están ocupados por la dirección de un enlace. La inmediatez de Twitter no va en contra de la calidad del contenido enlazado, pero está comprobado que cuanto más engancha un titular y/o una expresión subida de tono, el usuario picará seguramente. Y ahí la calidad se rebaja.
Hacerse notar, insistir en un tipo de mensaje muy audiovisual y menos tipogràfico son clave, pero al final el internauta solo se queda con cuatro palabras si lo que desea es pasar de una comunicación a otra sin más. El ‘retuit’ simplifica el código, el canal, al emisor y al receptor. Buscamos ‘retuits’ para justificarnos, para engrandecer nuestra vanidad o reafirmar nuestro trabajo amontonado.
El capitalismo del ‘retuit’ impera: más ‘retuits’, mayor difusión. Como apunté al inicio, no siempre es así y lo he comprobado empíricamente en mi experiencia. Aun así, seguiremos acortando el conocimiento y banalizándolo, buscando un nicho en el mercado que aumente la popularidad y las ganancias a corto plazo. Mas el periodismo es muchísimo más que eso e Internet se ha cargado la eternidad y amplitud de miras y a cambio nos ha proporcionado un dulce que empalaga y que nos tiene todo el día enganchados al móvil… ¿Para qué? Para autoesclavizarnos.
En nuestra era más reciente no hay nada más antiguo que el periódico de ayer pero, ¿acaso no contiene más información y reflexión que el ‘retuit’ de hace un minuto? ¿Por qué subestimar la lectura sosegada a favor de la digestión apresurada en la que incluso no hay tiempo para ordenar el pensamiento? Abundancia, que pulsen a ‘retuit’ y a consumir lo que sea…
A pesar de todo, tengo una idea concebida a fuego: lo importante es contarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: