Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Archivo para agosto, 2012

Las tradiciones y el folclore del pueblo toledano de Tembleque


Esto se pudo ver un 18 de agosto, tres días antes de que empezasen las fiestas, en Tembleque. Tras acabar una misa, una agrupación musical de Cenicientos amenizó la noche calurosa.

Las dos caras de Navacerrada y la de Cotos un 3 de julio con la bicicleta


¡Se me había olvidado escribir para este blog una entrada sobre mi proeza cicloturista! Imperdonable. El 3 de julio, a un día de irme a París a ver a Springsteen, realicé este rutón de 90 km. que añadía unos 1.000 metros de desnivel de la cara madrileña de Navacerrada, otros 680 por la segoviana y otros 700 del Puerto de Cotos. Es decir, espectacular: http://ridewithgps.com/routes/974319
Eso sí, el vídeo lleva subido en youtube desde el 9 de julio. Aquí podéis ver cómo subía con mi 42×25 y con mis 10.8 kg. de la bici (un sacrilegio para mis piernas).

El Puerto de Navacerrada por Villalba es suave hasta llegar a Navacerrada a unos 1.250 metros. A partir de ahí se halla un continuo sufrir con rampas que rara vez bajan del 6.5% hasta el 10%. Una tortura y encima en los últimos tres kilómetros ves el final y cada vez es más exigente (http://www.altimetrias.net/aspbk/verPuerto.asp?id=380)
La bajada hacia La Pradera es muy rápida. El Puerto de Navacerrada por Segovia es brutal a partir de “Las 7 revueltas”. Los últimos 3 kilómetros y medio me resultan interminables con un sol acusador al mediodía y con unas ganas de que termine el sufrimiento… No presenta grandes rampas pero la sensación es brutal (http://www.altimetrias.net/aspbk/verPuerto.asp?id=331).
Giro a la izquierda nada más coronar este “primera” y tengo unos 7 kilómetros muy favorables hacia Cotos (llano pero con tendencia tranquilizadora). Desciendo Cotos (un puerto que me conozco bastante bien) y llego hasta la misma Rascafría, lugar donde doy la vuelta y encaro una ascensión a la que entro con el depósito de reserva diezmado. Muchísima sombra, eso sí, pero un dolor constante. El puerto en sí (http://www.altimetrias.net/aspbk/verPuerto.asp?id=436) es una tontería (un primera de menor entidad), pero hay dos kilómetros de 4 al 6 que te dejan tocado (y apenas hay un 5%). A 1.400 metros aparece el primer gran descansito y a partir de ahí todo será un 5, 6 ó 7% muy regular hacia arriba. 417 metros ascendidos en 7 kilómetros (es decir, apenas un 6%), pero que hacen mucho daño. Cuando coronas te sientes aliviado, pero al acabar en Navacerrada tendré un 7 kilómetros que presentan algún repechín que rematará al más débil. El último kilómetro antes de llegar a Navacerrada puede presentar un 2-3% hacia arriba y el viento de cara puede hacer el resto. Pero llegué y tan contento.

El mar que todo erosiona y todo embellece con el paso del tiempo en Pechón


Pedrusco.

Para más información, vídeos y fotografías de Pechón:
https://carlosvelasco.wordpress.com/2012/08/23/rompeolas-en-un-acantilado-en-pechon/
https://carlosvelasco.wordpress.com/2012/08/22/el-mar-cantabrico-y-su-fortaleza-natural-en-nuestras-retinas/
https://carlosvelasco.wordpress.com/2012/06/26/pechon-una-pequena-peninsula-del-cantabrico/

Rompeolas en un acantilado en Pechón


Es la playa de Mío en Pechón y fijaos qué formaciones rocosas por la erosión de las olas del mar.

Rompeolas.

Para más información, vídeos y fotografías de Pechón:
https://carlosvelasco.wordpress.com/2012/06/26/pechon-una-pequena-peninsula-del-cantabrico/
https://carlosvelasco.wordpress.com/2012/08/22/el-mar-cantabrico-y-su-fortaleza-natural-en-nuestras-retinas/

El mar Cantábrico y su fortaleza natural en nuestras retinas


Olas 1


Me impresionas sin dejar aliento
a mis acompasados ojos
que dormidos se levantan
para intentar atajar
todo lo que desatas y sueltas.
Agradezco tu presencia
tan cerca de mí porque tu olor
despierta en mí toda la energía
que se encierra mientras sueño
en horizontes cercanos;
nada lejanos. ¡Quiero lejanía!

Olas 2


Sobre piedras

Todas las fotos fueron tomadas en abril de 2012 en Pechón (Cantabria).
Otra entrada de Pechón en https://carlosvelasco.wordpress.com/2012/06/26/pechon-una-pequena-peninsula-del-cantabrico/

Otro presente para nuestros ojos: las playas de San Vicente de la Barquera en marea baja


Un regalo para la vista: Suances y sus playas


Dos años de REFLEXIONES ¿SOSEGADAS?


Cuando uno empieza a alegrarse por el aniversario de un acontecimiento o de actos es una mala señal. O no. ¿Quién sabe? Lo básico es estar contento con lo que uno realiza.
Creí que era una buena idea abrir un blog con temas variados (y no siempre calmados) y aquí sigo dos años después. Unas 560 entradas publicadas. No está mal.
Un 14 de agosto de 2010 escribí una entrada llamada DÍAS DE TRANSICIÓN. Hoy la rescato. ¿Soy como el músico que rescata su repertorio más antiguo para complacer o para complacerse? Seguramente no importe. El arte (o la falta del mismo) perdura y se puede contemplar de nuevo.
https://carlosvelasco.wordpress.com/2010/08/14/dias-de-transicion/

Una respuesta sobre “La caducidad de los billetes que guardamos y que enriquecen”


Sigo leyendo unas líneas más de KALASHNIKOV de Alberto Vázquez-Figueroa para hallar una respuesta sobre la entrada https://carlosvelasco.wordpress.com/2012/08/06/la-caducidad-de-los-billetes-que-guardamos-y-que-enriquecen/. Ya sabéis: si los billetes caducasen, el dinero negro afloraría y no habría una crisis tan agudizada. Ésto es lo que opina un personaje de la novela para que continúe la reflexión:
– “Se trata de una propuesta sorprendente pero a mi modo de entender absolutamente utópica. Si fuéramos capaces de convertirla en realidad más de uno se tiraría de los pelos, pero tú y yo sabemos que los únicos que podría intentar llevarlo a cabo sería los menos interesados en hacerlo. (…) ¿Con el cambio de la peseta al euro hubo muchas compras? Sí, pero muchos creyeron que la bonanza económica iba a continuar, se liaron a construir o fabricar como locos y han acabado comiéndose con patatas las casas y los automóviles, lo cual está contribuyendo de forma harto notable a la crisis actual. (…) En cuanto que pasó la súbita afloración de dinero sumergido y los recolectores de billetes volvieron a sentirse seguros, las aguas han vuelto a un cauce cada vez más mísero. Me entristece reconocerlo, pero nuestra amada democracia se ha convertido en una especie de gastada camisa que en cuanto la remiendan por un lado se deshilacha por otro. (…) Como nuestros dirigentes continúen haciendo estupideces nos quedaremos sin la democracia, porque a cada período de decadencia y profunda corrupción como el que estamos atravesando suele sucederle un período de dictadura y tiranía”.
¿Qué opináis?

La caducidad de los billetes que guardamos y que enriquecen


Como casi siempre de cada libro de Alberto Vázquez-Figueroa saco una serie de reflexiones. Me estoy leyendo KALASHNIKOV, que trata sobre un dictador ugandés y sobre el tráfico del coltán y de armas por todo el mundo. En un pasaje donde uno de los personajes lee un informe de la Unión Europea se expresan estas ideas:
“Toda fórmula económica está condenada al fracaso ya que siempre tropezará con un obstáculo insalvable: el dinero negro.
Y es que hemos intentado construir un modelo de sociedad basado en una hipotética igualdad en que cada cual debe aportar a la comunidad en proporción a lo que posee, sin detenernos a reflexionar en el hecho de que muy pocos están dispuestos a compartir.
El resultado ha sido un dinero negro que siempre ha existido, aunque no en la desorbitada proporción actual.
La excesiva presión fiscal, la corrupción política y el tráfico de drogas ha llevado a la mayoría de los países a un callejón en el que toda posible salida se encuentra taponada por altos muros de dinero ilegal.
Se trata de ingentes cantidades que no se reinyectan en el tejido económico proporcionándole vitalidad, sino que se convierten en un cáncer, en “dinero muerto” que permanece oculto y no se convierte en empresas creadores de empleo y riqueza, sino en trapicheos especulativos destinados a bloquear sin proporcionar beneficios a la sociedad.
(…)
Llegará un momento en el que se guardarán más billetes en sótanos o cajas fuertes que el que circule abiertamente, con lo que la economía se habrá colapsado. Año tras año se va frenando ese tres por ciento que desaparece, por lo que llegaremos a un punto en el que la única actividad económica se centrará en un desaforado lavado de dinero.
En las islas Caimán se pagan seis dólares sucios por uno limpio y un mundo que se ve obligado a funcionar bajo tales parámetros está condenado al colapso.
(…)
Tan sólo uno de cada cien culpables acaba en la cárcel y se echa tierra sobre el resto, en especial si ese resto ocupa cargos políticos (…).
El poder del dinero es tan fuerte porque sabemos que es ilimitado en el tiempo pero, ¿qué ocurriría si tuviera fecha de caducidad?
Los billetes deberían tener un período de validez preestablecido y de ese modo se cortaría de raíz el problema ya que a nadie le interesaría amasar ingentes cantidades de unos billetes que en muy poco tiempo se convertirían en papel mojado.
(…)
Ocurrió cuando se pasó de la peseta al euro, se reflotaron auténticas fortunas.
Más del setenta por ciento del dinero se encuentra en bancos y cajas de ahorro; son números, no billetes, y cuando un honrado cliente acudiera a retirar su dinero se lo entregarían en los billetes que fueran válidos en ese momento. Ese cambio no le afectaría, pero los políticos corruptos, los empresarios evasores de impuestos (…) se encontrarían de pronto con que su dinero no sirve ni para empapelar paredes, por lo que tendrían que apresurarse a aflojarlo reinyectándolo en la economía o correrían el riesgo de perderlo definitivamente.
(…)
Generaría un momentáneo caos, pero no mayor que de la crisis actual, que cada día va a peor y a la que no se divisa un final. Se limitaría a un caos de medio año, que sabríamos exactamente en qué fecha debe concluir.
Demasiada liquidez lanzada bruscamente al mercado se convertiría en una masa de dinero incontrolable, aunque gran parte nunca afloraría porque sus dueños preferirían perderlo a pasar años en la cárcel”.

¿Qué os parece? Mañana la refutación a esta interesante opinión.