Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Archivo para junio, 2012

El Puerto de la Morcuera y el Puerto de Navafría con la bici


Ayer escapé del calor extremo del centro y sur de Madrid yéndome a la sierra. Las partículas de la calima continuaban en el ambiente, pero por suerte pude evitar lo peor que se hallaba en la capital. En Aranjuez, por ejemplo, llegó a haber más de 40 grados. En el Valle del Lozoya, en cambio, 33 (7 menos que se agradecen).
Mi ruta con la bici (para preparar futuras marchas cicloturistas) constaba de unos 96 kilómetros desde Guadalix hasta Rascafría (con dos pasos por esta localidad). Aquí está el enlace: http://ridewithgps.com/routes/1356760. Según indica esto, en menos de 100 kilómetros llegué a los 2.900 metros de desnivel negativo (creo que se pasa un poco, pero estuve por encima de los 2.500). La temperatura osciló entre los 27 de la salida a las 10 horas, los 23 de los puertos y los 32 de la llegada. No tener frío en ninguna coronación me extrañó mucho, pero era normal ya que el clima era abrasador.
– Éste fue el primer puerto, el de la Morcuera:

Qué comentar de uno de los colosos madrileños. La vertiente escogida fue la más dura y larga. Hay un kilómetro en la mitad de la parte dura que se hace pesadísimo. Además, hay que incluir al último km. como muy exigente (y si entra el viento de cara, sin vegetación, aún peor). Lo más empinado viene en los ocho km. previos a la coronación pero se pueden subir bien menos esos dos tramos que he subrayado. Hay zonas de sombra en la mitad de la subida y al final es mejor que el sol no te dé de golpe. Y en los días plomizos y nublados (como el que viví yo) puedes llegar con una ligera insolación. La altitud no es decisiva a la hora de llegar más cansado. Lo que provoca la dureza es el ritmo con el que se suba (no sobrepasé los 11-13 km. por hora, estaba sin chispa), pero lo subí bien. Sólo era el km. 19 cuando coroné.

Morcuera por Miraflores.


Coronación en Morcuera.


– Puerto de Navafría (cara madrileña):
http://www.altimetrias.net/aspbk/verPuerto.asp?id=287
La bajada de la Morcuera hacia Rascafría se complica en los últimos 5 kilómetros, pero se hace bien. De Rascafría a Lozoya hay 10 kilómetros de falsos llanos y cuando se llega a Lozoya se gira a izquierda para iniciar el puerto más bello del día. Como se puede comprobar en el gráfico, es larguete (11.5 km.) y sólo hay que reseñar dos kilómetros. Si llegas con fuerzas al descansillo, los últimos tres kilómetros se hacen con la gorra. Así me ocurrió. Es el típico puerto que se sube bien a rueda y en el que se puede seguir un ritmo sin que la pendiente lo rompa continuamente. Por ello, me parece un puerto de primera muy asequible para cualquier cicloturista. Si a eso le añadimos la abundante sombra en 7 de los 11 km., la sensación es más que positiva.

Puerto de Navafría por Lozoya.


– Puerto de Navafría (cara segoviana):
http://www.altimetrias.net/aspbk/verPuerto.asp?id=288
Ideal para acabar una jornada si no tienes fuerzas. Pendientes suaves (del 4 al 6% en los primeros 8 km. con algún descansillo y sombra más copiosa a partir del kilómetro 5). En los últimos tres el asfalto rugoso y la abundante gravilla provoca que ese 6-7 % sea más importante de lo que en realidad parece. Aun así, cuando llegas casi a los 1.800 metros estás fatigado y deseando que comience un descenso más seguro y muy revirado hacia Lozoya.
Cuando alcancé de nuevo Rascafría la temperatura era bastante elevada y lo mejor era guardar la bici y rememorar los 96 km. en 4 horas y 22 minutos a 21.9 km./h. Cicloturismo puro y duro en un miércoles de la Sierra de Madrid.

Anuncios

Pechón, una pequeña península del Cantábrico


Situado entre la ría de Tina Mayor (fronteriza con Asturias) y la ría de Tina Menor (en Cantabria), Pechón es un pueblo que conviene visitar en cualquier época del año. Esto lo grabé durante la Semana Santa.

Un concierto veraniego contra la irracionalidad de la política


En 2007 Eduardo García, ex concejal de Desarrollo Rural y de Turismo, junto con Adif decidió que el alquiler que teníamos en la casa de la Estación de tren de las Infantas debía finalizarse porque allí la concejalía iba a mandar construir una casa rural. 5 años después el estado de la casa es de total putrefacción y su aspecto se halla más cercano al de demolición que al de renacer. Para celebrar mi cumpleaños ofrecí un concierto ante mis amigos en las afueras de esa casa donde, por cierto, me crié. Por ello, fue una combinación de recriminación y de fiesta emotiva. He aquí el listado (las canciones que están en negrita son mías) y algunas fotos:
GRANADA LIGHTS (INTRO)
OUT IN THE STREET
CADILLAC RANCH
TODA LA NOCHE EN LA CALLE
DEATH TO MY HOMETOWN
ESTA NOCHE
HOY ES EL PRINCIPIO DEL FINAL
REVOLUCIÓN
BABY BLUE
A NIGHT IN THE DARK
RIDICOLOUS TIMES
WORLD IN DARKNESS
PERFECT LADY
PERFECT MAN (con snippet de LOVE RESCUE ME)
I FEEL THE LIGHT

SADNESS
AWAY
CRY MY LOVE
ARMONICA ROCK
LONELY WINTER
MEET ME
RHYTHM (con snippets de WHERE THE STREETS HAVE NO NAME, ONE y WITH OR WITHOUT YOU)
DANCING IN THE DARK
TWIST & SHOUT
WITH OR WITHOUT YOU

Las fotos son de http://www.laretinadecristal.wordpress.com

Antes de empezar.


Previa. Ahí se ve el estado de destrucción de la casa.


OUT IN THE STREET con tres amigos.


Momento del concierto con casi todo a oscuras.

Las diez canciones que más me gusta tocar en directo


Hoy recupero la costumbre de ‘concierto el 23 de junio’ (algo que ya ocurrió de 2007 a 2009 y que había dejado aparcado). Éstas son las diez canciones que más me gusta tocar en directo:
1.- Rhythm: Es una canción que saqué en 2007. La primera vez que la toqué fue en mi cumpleaños y la gente se desbordó (y eso que la actuación fue mala). Simpleza absoluta y rock directo con un estribillo enérgico.
2.- Meet me: Fuerza, espalda al suelo y voz forzada al máximo con agudos complicados y redondos. Desde 2006 la hago sonar.
3.- With or without you: Es el momento de comunión. Muy fácil de tocar y envolvente. Éxtasis con el coro que sirve de estribillo principal.
4.- Lonely winter: Todavía nadie la ha escuchado más que yo y algunos vecinos. De tierna a épica con una armónica que alegra a cualquiera. 6 minutos alargables y con un ritmo que inspira felicidad.
5.- Revolución: La mejor canción de Amaral es una delicia de la intensidad. A desgañitarse.
6.- Dancing in the dark: La fiesta por antonomasia. Y si todo está a oscuras mucho mejor. Silbar la melodía y saltar al mismo tiempo genera adrenalina.
7.- Simpathy for the devil: Últimamente la tengo guardada, pero siempre que la toqué deslumbró.
8.- Sin ti no soy nada: Preciosa y emotiva. Todo el mundo siempre se la sabe.
9.- Out in the street: Coros, saltos, viveza, alegría… Tiene de todo. Un clasicazo de Bruce Springsteen.
10.- Twist & shout: El desmadre. El problema es que la mayoría de mis invitados nunca se han interesado mucho por este temazo para cerrar noches.

El sueldo que cree el Príncipe que nos hace competitivos


Voy a ser muy corto. Leed estas declaraciones (http://www.20minutos.es/noticia/1516749/0/principe-felipe/precios-salarios/volver-competitividad/) del listo del Príncipe Felipe, el cual ha vivido siempre a sus anchas y se permite perlitas como ésta: “Nuestros precios y salarios marcan el paso para volver a la competitividad”. ¿En qué mundo vivimos, por favor? ¿Cómo puede ensuciar a España soltando esta estupidez cuando a los trabajadores les tienen que recortar su salario o pierden derechos sociales?
En fin… Hay cosas que es mejor ni oír…

La suciedad según Ana Botella


Leo anonadado este enlace de EL MUNDO (http://www.20minutos.es/noticia/1514341/0/botella/recogida-basuras/todo-el-ano/). Ana Botella, excelentísima alcaldesa de Madrid, ha demostrado ser una mujer sin escrúpulos. Le da igual pasear por una calle con porquería que por una en la que no haya. Es una mujer con unos principios muy bien asentados y le doy la enhorabuena. “Su intención, ha asegrado, es ‘ahorrar en servicios’ pero ‘sin perder calidad'”.
Ana, ¿cómo narices se puede dejar algún día de barrer las calles sin que los ciudadanos sientan que pierden calidad en el servicio? Eres una diosa del arte de la predición. Enhorabuena, alcaldesa.

El análisis de la traca de Bruce Springsteen en Madrid


Se ha escrito muchísimo sobre la brutalidad de Bruce el domingo 17 de junio en el Bernabéu. Podría destacar a Fernando Navarro en EL PAÍS (http://blogs.elpais.com/ruta-norteamericana/2012/06/cuando-bruce-springsteen-se-empe%C3%B1a-en-superar-su-propia-historia.html), con el que coincido bastante en lo que escribió.
Más allá de los elogios que han aparecido por la longitud de la velada, lo que más destacaría es la capacidad juguetona de Bruce. Él estuvo más bailón que nunca (en Barcelona el 17 de mayo le vi más portentoso físicamente, tanto que lo pagó muchísimo el siguiente día en la segunda noche) y congenió muy bien. El concierto presentó algún altibajo (sobre todo después de DEATH TO MY HOMETOWN y muy centrado en BE TRUE y JACK OF ALL TRADES, y luego después en el ROCKY GROUND de las narices), pero era inevitable. Estar 3 horas y 50 minutos con el ritmo de BADLANDS se antojaba imposible y en varios momentos la banda improvisó tanto que se perdió durante algunos segundos en varias canciones. De ahí que variase la intensidad con un listado totalmente inesperado (es lo mágico de ir a un concierto de Bruce, que no sabes qué va a tocar y menos cuando quiere colocar inéditas). Ese día tocó SPANISH EYES por primera vez y nos deleitó con varios solos de Nils Lofgren y de Steve Van Zandt (meteóricos los de YOUNGSTOWN, MURDER INCORPORATED y BECAUSE THE NIGHT).
Lo bueno de esta gira es que no deja aislado al disco actual y aparecieron siete de las once (o trece, según se vea) del WRECKING BALL, pero sigue produciéndose el sonido malo y con abundantes acoples (en el Bernabéu fue horrible aunque luego se escuche bien en las grabaciones). Voy canción por canción:
– BADLANDS: Apoteósis y con un Bruce gesticulando para romper el estadio.
– NO SURRENDER: Optimismo y épica. Un comienzo meteórico. Vi este inicio igual en Valladolid en 2009.
– WE TAKE CARE OF OUR OWN: Después del éxtasis inicial, el primer single para tomar un mínimo respiro.
– WRECKING BALL: Levanta, tiene mensaje y no falla. Aquí hubo algún error en los coros finales.
– DEATH TO MY HOMETOWN: Otro subidón en la taberna irlandesa con unos pasos de baile geniales de toda la banda. Es un clásico y quedó más alargado.
– MY CITY OF RUINS: Es la presentación de la banda y se alarga 15 minutos, pero es genial para tomar aire y luego pegar el subidón con una pantalla central con dos imágenes superpuestas (de Bruce y de las manos de los aficionados). El “si vosotros estáis aquí y nosotros estamos aquí, entonces ellos están aqui” (el ‘ellos’ son Danny Federici y Clarence Clemons, los dos fallecidos de la banda) emociona.
– SPIRIT IN THE NIGHT: Un clásico del 73 que Bruce lo eleva a los altares con su introducción, voz y jugueteo con los espectadores.
– BE TRUE: Una de las rarezas del concierto. Bonita y con una larga introducción.
– JACK OF ALL TRADES: Aquí sí que llegó el parón. La trompeta no sonó bien en el solo. Primer solo de Nils esta noche. Siempre queda preciosa la escenificación en la última parte instrumental.
– YOUNGSTOWN: Electricidad gracias a Nils (fantástico solo) y a un Bruce muy intenso.
– MURDER INCORPORATED: Muy pretenciosa, con un gran solo de Stevie pero con algún error. El sonido fue lamentable.
– SHE’S THE ONE: No rompió, pero tuvo un gran nivel.
– TALK TO ME: Primera de las canciones del THE PROMISE. La aparición de Southside Johnny (luego salió en la última también) quedó graciosa y con Bruce se compenetró bien pero el sonido de los micros dejó mucho que desear.
– SPANISH EYES: El regalo de la noche a la afición madrileña. La ensayó en Donosti y quedó más alargada. Bajón del concierto a pesar del detalle y algún error se oyó.
– WORKING ON A HIGHWAY: El inicio del subidón acústico con una canción digna de lo mejor del pop movidito. Muy alargada pero con un Bruce con ganas de juego con sus bailes inspirados.
– SHACKLED AND DRAWN: En cada concierto es uno de los mejores momentos gracias a Cindy y su voz. Los bailes de nuevo hicieron que explotase la audiencia.
– WAITING ON A SUNNY DAY: El punto más pachanguero. Una niña de unos 5 años cantó pero no pasó a la historia de las anécdotas de esta canción. El público estuvo volcado con la melodía que se repitió una y otra vez.
– APOLLO MEDLEY: Larga pero en el ‘pit’ se vive de otra manera. Muy buena representación. Y Jake demostró ser un acróbata de la calle (qué agilidad).
– THE RIVER: La canción favorita del difunto Nacho (fan de 20 años de Bruce que tenía entrada para el concierto pero que no pudo acudir por un cáncer terminal y Bruce se la dedicó). El #vaportinacho resultó genial gracias a todos los que ayudaron a esta iniciativa tan emotiva.
– BECAUSE THE NIGHT: El solo volvió a ser de Stevie. Otro subidón más.
– MY LOVE WILL NOT LET YOU DOWN: Malísimo sonido pero un tema muy inspirado y rockero. Entusiasmó todo y sobre todo el solo de Max en la batería.
– THE RISING: Volvió (no la había visto desde el 17 de mayo) y rompió todo, como siempre.
– WE ARE ALIVE: Una canción sobre fantasmas. La luna en la pantalla central y Bruce susurrando, animando y bailando con la guitarra a lo alto. Otro momentazo del concierto.
– THUNDER ROAD: Y antes de comenzar los bises, un clasicazo que había pedido con insistencia el público (vi cómo unos aficionados decoraron una bandera con estas dos palabras). Sublime interpretación. Qué solo de Jake.
– ROCKY GROUND: Pesada, pero bueno… Primer bis y cuando acaba ya se han cumplido las tres horas.
– BORN IN THE USA: “Are you ready?”. “¡Sí!”. “One, two, three, four…”. Y la electricidad en la percusión se amplifica al máximo. Una de las favoritas de la gente.
– BORN TO RUN: Se encienden las luces del estadio (de aquí hasta el final no se apagan) y la comunión llega al infinito.
– HUNGRY HEART: Otra de las favoritas de los fans. Bruce va de un lado al otro de las pasarelas para estar con sus incondicionales.
– SEVEN NIGHTS TO ROCK: La locura alcanza límites insospechados. Bruce en su salsa bailando y haciendo reír a todos.
– DANCING IN THE DARK: Una aficionada muestra una pancarta pidiendo bailar con Nils. Sube al escenario y mientras tanto Bruce busca a una niña para bailar con ella. Luego acaba con Jake saltando y gritando el ‘hey baby’.
– TENTH AVENUE FREEZE-OUT: El homenaje de cada noche a Clarence. Éxtasis con el vídeo.
– TWIST & SHOUT: El final de la fiesta precedido por un “es muy temprano para parar ahora, acabamos de llegar”. La fiesta consumada a las 3 horas y 50 minutos (3 horas y 48 minutos según los puristas).

Nube de etiquetas