Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?


Este disco no deja indiferente a ningún seguidor de Bruce Springsteen. No se puede considerar innovador, pero tampoco se puede decir que ha compuesto lo mismo de los últimos discos. Lo que no se puede aguantar de WRECKING BALL es su escasez de temas nuevos: sólo 10, ya que los otros tres ya los conocíamos desde que en 1999 tocase LAND OF HOPE AND DREAMS, en 2006 descubriese AMERICAN LAND y en 2009 el título homónimo del último producto ‘springstiano’. He aquí mi análisis de cada corte obviando en todo momento el contenido de la letra (lo menos importante para mí en Springsteen y en cualquier artista):
1. WE TAKE CARE OF OUR OWN: Deja frío a las primeras de cambio por la repetición (hasta la extenuación) de una melodía de tres notas, pero sólo se necesita verla en directo para comprobar la extraordinaria fuerza que tiene. Un single pop, nada más (y nada menos).
2. EASY MONEY: Editada para conseguir el éxito. Es folk con tintes pop y con el mismo ritmo que INTO THE FIRE (2002). La melodía es preciosa y enérgica, pero a los tres minutos y medio le sobran sesenta segundos.
3. SHACKLED AND DRAWN: Más folk que la anterior y menos pop, aunque todo consiste en repetir una estrofa melódica. Ideada para contentar.
4. JACK OF ALL TRADES: Ritmo lento y envolvente. Una gran obra a pesar de que a lo mejor cuenta con un minuto más de lo recomendable. Intensidad fantástica con un Bruce que canta desde lo más profundo del alma. La guitarra, muy bien elegida, así como la sección de viento y esa trompeta triste.
5. DEATH TO MY HOMETOWN: Ilustrativa del toque folk de este disco. Con el ritmo típico de Springsteen (y de casi todo el pop), esta canción recuerda a las melodías tradicionales de los celtas. En directo es una pasada y en el disco se diluye más. De nuevo repetición de la melodía principal.
6. THIS DEPRESSION: He leído en EL PAÍS que es la peor del disco. No entiendo por qué. Más bien es de las cuatro mejores. Es verdad que la letra no inspira calidad, pero la atmósfera envolvente, la batería secante, la guitarra pulida y potente, los coros angelicales y el interés por conmover configuran un tema muy bueno.
7. WRECKING BALL: Debido a cómo ha grabado la décima canción, ésta es la mejor sin duda. Si ya en directo asombró a todos desde el 30 de septiembre de 2009 (tocada para conmemorar la demolición del Giants Stadium de Nueva Jersey) en el disco es más bella, robusta y melodiosa. Los seis minutos más inspirados de la hora de escucha.
8. YOU’VE GOT IT: Mejora según pasan las audiciones principalmente por su carácter macarrilla. No desentona pero no aporta nada al conjunto del disco. Sería una cara ‘b’. Más parecida a un blues.
9. ROCKY GROUND: La peor con diferencia. Repetitiva hasta la saciedad e hiperproducida. Otra cara ‘b’. El rap suavecito no presenta ningún interés.
10. LAND OF HOPE AND DREAMS: Compitiendo con OUTLAW PETE, es la mejor obra maestra de Springsteen desde 1999 (muy habitual en las giras del REUNION TOUR y del THE RISING TOUR y menos en las del DEVILS AND DUST TOUR, del THE SEEGER SESSIONS TOUR y del WORKING ON A DREAM TOUR), pero su paso por el estudio de grabación la ha reformado con una pérdida de detalles que no se soporta. Además, los cambios de ritmo no la favorecen. Aun así, es una canción que nunca hay que olvidarla y que se halla entre las 15 mejores de Bruce.
11. WE ARE ALIVE: Su toque parecido a MY BEST WAS NEVER GOOD ENOUGH no desaparece al principio y luego mete una melodía parecida a otra de JOHNNY CASH. Interesante según la reproduces varias veces, pero le falta despuntar.
12. SWALLOWED UP: Negra canción, lenta y desgarrada. A priori no pasa nada y se entiende que sea una cara ‘b’ (no se encuentra en la edición normal del disco).
13. AMERICAN LAND: Incursión en los estudios de este himno que vuelve loco a cualquier seguidor. Casi no ha fallado al final de cada concierto desde la gira de 2006. Con la E STREET BAND es más mítica. No se entiende que la haya incrustado en este disco a pesar de que es muy folk, ya que en la edición especial de la SEEGER SESSIONS ya se hallaba en una versión en directo.

Valoración final:
Sabiendo que esta obra no se aproxima a ninguno de sus cinco primeros discos (de 1973 a 1980) y que ha querido ilustrar la crisis económica con un toque folk, la composición de WRECKING BALL permite que Bruce Springsteen salga de gira con seguridad de éxito (sin la necesidad de tirar de excesivos clásicos para completar sus conciertos). Posiblemente sea más coherente que el vilipendiado WORKING ON A DREAM (muy criticado por los expertos y por los aficionados a pesar de que a mí me parece una maravilla; el problema es que no había muchos temas grandilocuentes en directo) y se acerque al MAGIC y al THE RISING, pero creo que repite demasiado sus melodías y que hay menos sorpresas de gran calado cualitativo (el insertar esas tres canciones ya conocidas como mínimo desde 2009 no es de mi agrado). La ausencia de Clarence Clemmons (aparece en LAND OF HOPE AND DREAMS y posiblemente se oiga algo en WRECKING BALL) la cubre con sección de vientos y una banda más grande, pero como es ley de vida se nota (ante ello Bruce no puede hacer mucho). Lo que sí tengo claro es que Springsteen es al mismo tiempo influyente, contradictorio (habla de pobres cuando él es un rico que vende entradas baratas a 73 euros), mítico, muy expresivo, imprescindible y carismático, y por ello recomiendo este disco por encima de casi cualquier publicación de 2012, de 2013, de 2014…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: