Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?


“La vida es una caja de bombones: nunca sabes qué te va a tocar”. Memorable frase de ‘Forrest Gump’. En 2012 quizás estemos preavisados por los mayas sobre el fin del mundo (quién sabe si no se equivocaron de fecha o nosotros la hemos contado mal), pero antes de que esto ocurra quiero contaros algo a 1 de enero de 2012.
2011 fue muy especial por varios detalles personales en cuanto a autorrealización. Por primera vez estuve en África gracias a mi trabajo en GIGANTES y pude traerme una fotografía (distorsionada o no) de la vida en Senegal. Además, recuperé mi antigua pasión por el ciclismo, terminé mi segunda carrera, dejé el puesto de entrenador en la quinta categoría del baloncesto español…
Siempre hay fechas que nos dejan marcados y por ejemplo en el tema del banquillo el 17 de abril de 2011 fue el día en el que terminó realmente mi etapa en Parla (aunque la mantuve durante casi cinco meses más). Ese día me jugaba pasar o no a cuartos de final de 1ª Nacional. Un objetivo muy ambicioso y bello. Tenía un equipo competitivo pero no excelente en todas las facetas y no supe/supimos reaccionar para evitar el 90-52 en contra. 2-1 perdimos en octavos y nada volvió a ser como antes a pesar de la buena temporada en cuanto a resultados (salvación por segunda temporada consecutiva).
Hace unos días recapacité sobre esto y aunque creo en el destino para lo malo, también me apoyo en él para lo bueno. En 2011 he pasado de entrenar un equipo en la quinta división a decir no a un equipo de la cuarta, a retomar el de la quinta y dejarlo dos meses después por determinadas razones, a no querer entrenar durante mucho tiempo, a volver a coger un equipo junior y encima en mi ciudad y a no saber lo que me deparará el futuro. Estoy seguro de que podré vivir momentos tan bonitos (aunque sean duros) como el del 17 de abril de 2011. Ese día mi colega en el banco contrario, Jorge Negri, salió victorioso y fue tercero de la categoría después. Muchas veces pienso que simplemente por estar tan cerca de conseguir algo muy lindo ya merece la pena. Si uno persevera llegará a la meta más tarde o más temprano. Y si no llega, al menos lo habrá intentado.
En 2012 por el momento sé que veré a Bruce Springsteen y que comenzaré mi quinto año en la revista GIGANTES. Del resto, no tengo nada claro. Si pudiera hallarme en una situación como la del 17 de abril, podría firmarla ahora mismo. Esa adrenalina será un recuerdo narrable dentro de muchos años. Quizás. Lo bueno (aunque no salga perfecto) siempre es añorable cuando no lo tienes cerca.
Os dejo tres citas sobre el destino y ¡feliz 2012 a todos mis lectores!
– “Los espíritus vulgares no tienen destino”, Platón.
– “Llamamos destino a todo cuanto limita nuestro poder”, Ralph Waldo Emerson.
– “El destino mezcla las cartas, y nosotros las jugamos”, Arthur Schopenhauer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: