Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Archivo para diciembre, 2011

Lo mejor de mi 2011


https://carlosvelasco.wordpress.com/2011/06/13/un-dia-por-la-sierra-de-madrid-con-la-bici/

El enlace de más abajo supuso para mí posiblemente el día más productivo del año en cuanto a realización personal se trata. Subí Cotos y Morcuera con la bici, algo que se me había resistido desde el año 2000 (10 años de inactividad en el ciclismo). Sufrí para completar los 96 km. de recorrido, pero lo conseguí en 4 horas y media y a 22 km. de media. Mi acompañante, Pedrito, me ayudó mentalmente a superar la dura prueba.
2011 ha sido un año de grandes sacrificios para todos y me parecía un buen colofón de año. Lo que deparará 2012 quizás lo pueda prever mañana 1 de enero de 2012.

Anuncios

Consejos para motivar a los trabajadores (2)


Hace unos días os entregué este enlace https://carlosvelasco.wordpress.com/2011/12/27/consejos-para-motivar-a-los-trabajadores/ para que leyéseis sobre consejos de directivos a la hora de enfocar actividades de gestión y de organización de grupos profesionales. Hoy voy a incluir otras diez frases:
– “Dirige como un entrenador, enseñando a los demás y mostrando los valores”, Rafael Cerezo.
– “El único sacrificio inútil es el que no se hace”, Javier Durán Basté.
– “No pierdas nunca la ocasión de hablar con aquellos que quieran hablar contigo”, Luis Del Carré.
– “Lo importante no es tener la razón, sino la forma de defenderla”, Enrique Escobar Peña.
– “Deja que los demás tomen iniciativas”, Manuel Royo Roca.
– “Trata a los demás como quieres ser tratado”, Tomás García Mazón.
– “Lo primero, sinceridad”, Marino Pérez.
– “Rodéate siempre de gente mejor que tú”, Borja Puig de la Bellacasa Aguirre.
– “El mundo funciona al contrario de lo que todo el mundo piensa”, Luis Serrano.
– “Los tragos amargos hay que afrontarlos con valentía y cuanto antes”, Luis Bonell.

Pedro Bernardo incrustado en una ladera


Genial posición de Pedro Bernardo. En el pie de la Sierra de Gredos. A unos 750 metros de altitud sobre el nivel del mar se levanta este municipio abulense que nos recuerda a las mejores vistas de España. Conozcamos un poco de su historia gracias a la página web de su ayuntamiento: “Corria el año de 1350, cuando Gil Blázquez reedificara las casas abandonadas y levantadas dos siglos antes en terreno fronterizo con los musulmanes por Blasco Gimeno el Chico, por órden del concejo abulense en los inicios del siglo XII. Se cuenta que finales del siglo XV grandes disputas entre los antiguos habitantes abulenses y los más recientes segadores leoneses llevaron a Don Beltrán de la Cueva, señor de esas tierras, al cambio del nombre por el de Pedro Bernardo, en recuerdo de los cabecillas de los dos bandos: Pedro Fernández y Bernardo Manso. Las últimas investigaciones llevadas a cabo por el historiador Juan Antonio Chavarría contradicen esta leyenda, pues ya en el Libro de la Montería de 1348, en el que el rey describe y enumera los territorios de caza de nuestro valle, aparece hasta seis veces el nombre de “Pero Bernaldo” Su evolución histórica sigue unida a la de Mombeltrán hasta que en el siglo XVII, cansados de depender de la vecina villa, elevan al rey Carlos II la petición para tener jurisdicción propia, que será otorgada en 1679, con lo que Pedro Bernardo pasa a ser villa y elige a su primer alcalde. Ya en el siglo XIX, tampoco pudo librarse nuestro pueblo de la invasión napoleónica, y aunque malos tiempos fueron, corrió mejor suerte que la vecina villa de Arenas de San Pedro, saqueada e incendiada en acto de represalia por las tropas procedentes de Talavera de la Reina. Tampoco pudo escapar nuestro pueblo, como toda España, a la Guerra Civil que asoló todo el país, y aunque al inicio de la contienda Pedro Bernardo se encontraba en zona republicana las tropas nacionales hicieron su entrada en el pueblo en septiembre de 1936, sólo dos meses después de su alzamiento, provocando la muerte y encarcelamiento de varias personas. Mencionar tambien los lamentables incendios forestales: El de julio de 1986 y el más reciente del año 2000 que en diez días de autentico horror arrasa más de 4.000 hectáreas. Es parte de nuestra historia y vemos con orgullo como los habitantes de Pedro Bernardo, han organizado varias iniciativas para que nuestro pueblo recupere lo antes posible su antiguo esplendor natural” (http://pedrobernardo.com.es/?page_id=4).
Con todo merecimiento se ha ganado con el sobrenombre de ‘Balcón del Tiétar’.

El pueblo.


Arroyo que baja bajo un puente.

Poesías (XII)


SU PALABRA ES HERMOSURA (principios del año 2000)
Entre las flores más perfumadas,
entre las sonrisas más claras
nace la hermosura:
alma y mente pura.
Los cabellos castaños,
esbeltos y largos.
El rostro suave y delicado,
cuerpo coqueto y las manos
reflejan juventud: los años.
Su palabra es hermosura.
Su simpatía; la justa.
Su carisma, todo el esplendor.
Su sabiduría, la razón.
Su don, la compostura.
Su tabú, la mentira.
Su palabra es hermosura
y su meta, la alegría.

Consejos para motivar a los trabajadores


Mi profesor de ‘Empresa informativa’ en Periodismo (creo que se llama Manuel Sevillano Puente) nos mandó leer ‘Nunca olvides esto… Los mejores consejos de grandes directivos españoles’. Se trata de una compendio de respuestas sinceras e interesantes de los directivos españoles propuestos por sus colaboradores al Premio Directivo Plus del Año 2006.
Entre las numerosas advertencias, ideas, sugerencias y proclamaciones podríamos escoger las siguientes diez:
– “Nunca estás tan mal como crees, ni tan bien como parece”, Carlos Díaz Izquierdo.
– “Quien no sabe obedecer, no sabe mandar”, Ramón Muntané Vives.
– “No exijas a los demás aquello que no sepas y no estás dispuesto a hacer tú”, Francesc Homs.
– “Si tu idea es buena y tu voluntad firme, triunfarás”, Pilar de la Calle Cubino.
– “No pasa nada, los errores son humanos y hay que equivocarse de vez en cuando”, Stefanie Kraus.
– “Hasta la más larga caminata comienza por un pequeño paso”, Inmaculada Frejo Bolado.
– “Cualquier nueva responsabilidad es en sí misma un reto y una magnífica oportunidad para evolucionar”, Camino Rodríguez González.
– “La bondad es un boomerang; si la das, al regresar se cuadriplica”, Quim Falgueras Mir.
– “Para recoger hay que sembrar, pero sembrar bien”, Rosa Iglesias Berasategui.
– “Nunca se ha escrito nada de los cobardes”, Francisco Olmedo Manzaneque.

Enseñanzas de Kapuscinski en África


La semana pasada comencé a leer un impresionante libro de viajes llamado ‘ÉBANO’. Este relato de Ryszard Kapuscinski (al cual ya había “conocido” cuando llegó a mis manos ‘EL IMPERIO’) contiene sabiduría y cultura a raudales en sus más de trescientas páginas. Cuenta sus andanzas por el continente africano y uno de los pasajes más interesantes que pude saborear estaba protagonizado por la diferencia de la concepción del tiempo que tienen los europeos y los africanos. En el segundo capítulo titulado ‘Camino de Kumasi’ podéis disfrutar de estos párrafos:

“El europeo y el africano tienen un sentido del tiempo completamente diferente; lo perciben de maneras dispares y sus actitudes también son distintas. Los europeos están convencidos de que el tiempo funciona independientemente del hombre, de que su existencia es objetiva, en cierto modo exterior, que se halla fuera de nosotros y que sus parámetros son medibles y lineales. Según Newton, el tiempo es absoluto: ‘Absoluto, real y matemático, el tiempo transcurre por sí mismo y, gracias a su naturaleza, transcurre uniforme; y no en función de alguna cosa exterior’. El europeo se siente como su siervo, depende de él, es su súbdito. Para existir y funcionar, tiene que observar todas sus férreas e inexorables leyes, sus encorsetados principios y reglas. Tiene que respetar plazos, fechas, días y horas. Se mueve dentro de los engranajes del tiempo; no puede existir fuera de ellos. Y ellos le imponen su rigor, sus normas y exigencias. Entre el hombre y el tiempo se produce un conflicto insalvable, conflicto que siempre acaba con la derrota del hombre: el tiempo lo aniquila.

Los hombres del lugar, los africanos, perciben el tiempo de manera bien diferente. Para ellos, el tiempo es una categoría mucho más holgada, abierta, elástica y subjetiva. Es el hombre el que influye sobre la horma del tiempo, sobre su ritmo y su transcurso (por supuesto, sólo aquel que obra con el visto bueno de los antepasados y los dioses). El tiempo, incluso, es algo que el hombre puede crear, pues, por ejemplo, la existencia del tiempo se manifiesta a través de los acontecimientos, y el hecho de que un acontecimiento se produzca o no, no depende sino del hombre. Si dos ejércitos no libran batalla, ésta no habrá tenido lugar (es decir, el tiempo habrá dejado de manifestar su presencia, no habrá existido).

El tiempo aparece como consecuencia de nuestros actos y desaparece si lo ignoramos o dejamos de importunarlo. Es una materia que bajo nuestra influencia siempre puede resucitar, pero que se sumirá en estado de hibernación, e incluso en la nada, si no le prestamos nuestra energía. El tiempo es una realidad pasiva y, sobre todo, dependiente del hombre”.

El embalse de Finisterre


En esta época del año el embalse de Finisterre debía contar con un 30% de capacidad, nada más. Allí se suelen pescar diferentes tipos de peces como los percasoles, las carpas o los black-bass. Se halla situado relativamente cerca de Madrid (a menos de 10 kilómetros de Villanueva de Bogas y a menos de 20 de Tembleque). Muy cerca de aquí está el Cristo del Valle donde los lugareños de la zona van de romería a pasar el día. El río Algodor es el que suministra al embalse y apenas 20 kilómetros después el susodicho conducto de agua apenas subsiste debido a la extrema sequía de esta zona de Toledo. El río Algodor en época de abundancia de lluvia puede desembocar en el Tajo a la altura de Mocejón (muy cerca ya de la capital de la comunidad). Éstas son dos imágenes que tomé a principios de noviembre en un día lluvioso y desapacible.

Finisterre desde la carretera y el monte al fondo a la izquierda.

Detalle del agua y de las nubes al fondo.

 

Nube de etiquetas