Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?


Llegada y bajada del Mirador de Ordiales. La temperatura decreció hasta los 4-5 grados a 1.800 metros de altura. En los Picos de Europa las vistas son maravillosas y si hay sol uno se puede abrasar. Pero si hay niebla (lo más común), las vistas desaparecen y la única compañera es la niebla.

¡Por fin arriba!

¡Por fin arriba! Sobre la piedra se cuenta por qué se enterró a Ordiales allá arriba. Detrás de esa roca hay una caída libre de 900 metros y unas vistas magníficas. ¿Las pudimos ver? No. ¿Diez minutos después de iniciar el descenso se quitó la niebla? Sí.

Pisa mal y terminarás ahí abajo.

Pisa mal y terminarás ahí abajo. Tanto en los ascensos como en las bajadas, si haces senderismo o 'treking' por los Picos de Europa nunca deberías salirte del camino (a veces invisible) que debes seguir.

Tres rebecos, pero hay que tener una vista aguda

Tres rebecos, pero hay que tener una vista aguda. Fueron los tres únicos animales salvajes que nos encontramos en los 20.4 kilómetros de ruta (si no contamos a las asquerosas babosas que evitábamos cada 100 metros).

Sin niebla, así son los Picos de Europa

Sin niebla, así son los Picos de Europa. Más o menos éste fue el camino por el que ascendimos. Había pasado unos 30 minutos desde que casi no pudiésemos avanzar por la niebla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: