Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

La cerrazón mental


Hace escasas horas hablaba con alguien sobre los gustos. Mi opinión de entrada es clara: la discusión entre dos personas sobre si les gusta más el verde o el azul es intrascendente. Lo que importa es si hay un movimiento social hacia un lado, hacia el otro o hacia uno totalmente distinto. En definitiva, lo que importan no son los gustos individuales, sino los gustos culturales o subculturales (esta idea me la inculcó un profesor de Teoría de la Imagen en la universidad).

Sin embargo, creo que hay otra variante importante y no es otra que la amplitud de miras. Cada persona por su experiencia vital y por su genética le toca vivir las cosas de una determinada forma. Según pasan los años, nos creamos una imagen mental del mundo coincidente o no con la de la mayoría. Todo esto está muy bien, pero hay un problema y lo produce la cerrazón mental.

Hace un mes más o menos yo decía sobre los periódicos que es bueno leer de vez en cuando un periódico y luego cambiar al de la competencia. ¿Por qué lo decía? Porque está muy bien tener unas ideas, pero también es oportuno ampliar el horizonte de cada cual y preguntarse a uno mismo si está en lo cierto. En mis vivencias como entrenador, estudiante, periodista y (sobre todo) persona lo he comprobado. Si alguien comenta algo totalmente opuesto a lo que yo pienso puedo tomar varias posturas: pasar de sus argumentos (aunque respete totalmente a la persona emisora), contrastarlos con los míos y adaptar a mi ideología lo que he escuchado (si quiero), o cambiar mis ideas por ese comentario. Las dos últimas opciones son las más adecuadas para una persona multicultural o abierta de miras. La primera es la ideal para los que practican la cerrazón mental. Cada uno puede ser feliz con sus propios pensamientos, pero aumentar el rango de acción de nuestra mente es muy positivo. Cuando he pasado de los argumentos de una persona, a la larga me he sentido más vacío que lleno. Y eso fue un error. Sin ir más lejos, la primera vez que escuché el disco último de Radiohead creí que era una bazofia y ahora opino que no está tan mal después de oír los apartados positivos que dijeron mis amigos. Es más, si no les hubiese escuchado no habría podido descubrir el temazo de la octava canción (‘Separator’). 

Esta reflexión la acomodo a cualquier tipo de tema: desde las discusiones musicales o artísticas hasta los asuntos sociales o políticos. Me expresó un amigo que siempre se intenta poner en el lado de la otra persona antes de decantarse hacia un lado o hacia otro. En el 99.99% de las ocasiones esto sirve para nuestro progreso individual. Si a una persona no le gusta la idea de un emisor, ¿lo más apropiado es no interesarse por la misma o abrir un debate que puede resultar muy productivo para ambos? Tras el posmodernismo, ¿de qué estamos seguros? De nada. Aun así, no voy a sentar cátedra por esta subida en mi blog. Cada uno que me rebata lo que quiera.

Anuncios

Comentarios en: "La cerrazón mental" (1)

  1. en el mundo haypersonas con mucha cerrazon mental, lo mas tragico es que la gente mas cerrada del mundo son a veces doctores o maestros en ciencias .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: