Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?


En todos los trabajos del mundo las personas deben demostrar que controlan el funcionamiento de su adrenalina y en el caso de los entrenadores de cualquier deporte también.

A veces a uno le dan ganas de hacer algo de lo cual se arrepentirá 5 minutos después, más por las consecuencias y por la forma que por el fondo de la acción. Esta situación la he vivido como entrenador de baloncesto en los últimos 10 años de mi vida y sinceramente he pasado de no controlar la adrenalina en ningún caso a saber manejarla mucho mejor (como me está ocurriendo esta temporada). Sin embargo, hay un límite que no se debe sobrepasar,  el cual normalmente viene fijado por el respeto entre las personas y por ello es muy legítimo dejar de ser paciente.

Lo peor que asiste a la legitimidad es haberla perdido y depender de los demás y no de uno mismo. Sin embargo, así se han movido los grandes imperios y lo que cuenta siempre es el resultado y no tanto los medios (porque si contasen los medios, probablemente no estaríamos utilizando este blog ahora mismo).

Como conclusión, tomad complementos vitamínicos para controlar la furia, los nervios y el desasosiego. No os queda otra si queréis llegar a ser algo en vuestras profesiones.

Anuncios

Comentarios en: "El entrenador es un ser paciente" (3)

  1. Yo creo que el entrenador “debe” ser un ser paciente… que yo como árbitro he “sufrido” a entrenadores que protestan cosas inverosímiles cuando van perdiendo de 30 por ese simple hecho que tu mencionas de no controlar la adrenalina.

    Un saludo desde El Blog del Baloncestero

  2. Es cierto, la labor del entrenador es muy dura. Se soportan muchas tensione. Manejar grupos de personas nunca fue fácil. Un ejemplo de este año Power Electronics de esta temporada. Al principio parecía que con los fichajes que se hicieron se iban a la deriva, pero cambian el entrenador, ponen a Pesic, con experiencia en manejar grupos complicados y ganar Euroligas y el equipo cambia totalmente.

    La experiencia te hace reflexionar y meditar tus decisiones antes de tomarlas, pero para llegar a ello se pasan por muchos dolores de cabeza, enfrentamientos (verbales) y disgustos. La vioda es así, te tropiezas varias veces pero con el tiempo y calma incluso hasta puedes correr.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: