Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Archivo para febrero, 2011

El sueño


Tener sueño es más que habitual en cualquiera de nosotros. Lo peor es tener sueño y tener que realizar operaciones estresantes. Una de ellas es conducir y si estás en la Comunidad de Madrid, aún produce un mayor nerviosismo.

Iba yo por la carretera M-301 un día por la mañana a eso de las 7:30 horas. Había pasado San Martín de la Vega y me disponía a afrontar los últimos 10 kilómetros de una comarcal antes de alcanzar el acceso a la M-50. Lo que me sorprendió de esa travesía no fueron las curvas (a izquierda y a derecha) constantes que debía tomar porque quise evitar el atasco insufrible de Pinto en la A-4. Lo que más me impactó fue ver una furgoneta que se había salido del carril y había quedado estacionada en la cuneta con una posibilidad real de volcar. Uno piensa que el conductor debió de ser un cafre para no tener más cuidado, pero cuando una persona tiene prisa, lo normal es que los errores puedan aparecer. Y eso es lo que supuestamente sucedió.

Yo continué por mi carril y por fin llegué a la “civilización”, esto es, a la M-50, punto en el que uno se siente como en casa porque ve que a las 7:45 no puede haber más coches acompañándote por la mañana cuando todavía no ha despertado el sol. Lo malo para mí fue que tenía mucho sueño y no podía evitar unos pestañeos de más de un segundo. Al fin, aparqué el coche cerca de mi trabajo. ¡Qué bueno es dormir en el transporte público!

Mi valoración de la Copa del Rey


Seré explícito y diré qué ha hecho cada equipo en unas pocas líneas:

– Valladolid: Atenazados es poco. En cuanto que no les entraron los triples ante el Valencia, dejaron de defender. Escasez de centímetros en la pintura a la hora de la verdad.

– Valencia: Se notó en exceso que Claver resultó noqueado por la defensa madridista y que la rotación exterior fue más que limitada. Por dentro no despuntaron Savanovic ni Lishchuk. Por eso, no fueron finalistas.

– Bilbao: De menos a más en los cuartos y trampeados hasta cierto punto en los momentos clave. Necesitan algún killer más para poder afrontar este tipo de partidos.

– Baskonia: Desaprovechamiento de los recursos y exceso de utilización de los titulares. Los suplentes tampoco respondieron y por eso cayeron con tanta contundencia en las semis y estuvieron a punto de fracasar en los cuartos.

– Gran Canaria: Demasiado hicieron. Plantilla que ha quedado muy descompensada por la baja de Savané. Posesiones largas y menos penetraciones de las debidas con un esquema de juego muy abierto. En defensa intentaron dar el do de pecho con una rotación de 9.

– Joventut: Animadores de los cuartos durante unos minutos, pero en el lodo al final del partido contra el Barcelona. Con 7 jugadores poco se puede hacer. Y si ninguno de estos está entre los 10 mejores de la ACB, peor todavía.

– Real Madrid: A ratos muy sólido y no encantó a nadie. ¿Lo mejor? Que Suárez, Prigioni, Sergio Rodríguez y Mirotic se echaron el equipo a las espaldas. Messina acabó satisfecho porque compitió, pero no convence a nadie. Seguramente, ni aunque ganase convencería a la parroquia madridista que se ve netamente inferior al Barcelona. Dinero desaprovecho al máximo. Llegó roto el equipo con 9 jugadores de rotación (los 3 que no jugaron eran de todo menos mancos).

– Barcelona: Tuvo dos bajones antes de la final, pero como tiene una rotación tan amplia y defiende con tanta intensidad, dieron igual. En la final supo matar al Real Madrid con 2 triples al principio del tercer cuarto y llegó más entero al último cuarto, el cual lo empezó con más 5. Dilema Mickeal-Anderson para el futuro más próximo.

¿Debe estar contento el Real Madrid por su partido del jueves?


La respuesta es sí. Y todo lo que me digáis en contra (que podéis decir lo que estiméis en los comentarios) no me vale porque sólo utilizaré un punto de vista: el Real Madrid ganó. Y de eso se trata. Cuando eres muy superior al rival, puedes permitirte florituras. El Real Madrid llevó el partido encarrilado desde que quiso defender a Carroll con Prigioni (me dan igual sus 30 puntos porque era la única amenaza real del Granca) y sólo tuvo que mostrar paciencia para meter el balón dentro de la zona y circular por el perímetro.

¿Hay que encumbrar a Sergio Rodríguez? No. Hizo la guerra por su cuenta, eso sí, auspiciado por un equipo amarillo que le dio muchos espacios para su creatividad (Green y Bellas son defensores pequeños y no en su momento más pletórico de la temporada) y por ello el tinerfeño se salió. ¿El Valencia le permitirá esa creatividad? No.

Para los que no me crean, si el Real Madrid gana la final, Suárez será el MVP. Ayer 18 de valoración con un juego secundario.

Nuevos tweets de la Copa en mi Twitter


Si quieres saber mis opiniones sobre la Copa, accede a @CVelascoGigante en Twitter. Esta mañana hubo muchas actualizaciones.

Aislarse de todo durante la Copa


Reconozco que un jugador profesional tiene otro tipo de esencia respecto a una persona normal. Lo que genera la Copa del Rey es tan majestuoso que cuando un jugador (da igual si es el máximo anotador o el octavo en la rotación) ve a tantísimos medios rodeándole, debe sentirse, cuanto menos, pequeño y abrumado.

Su comportamiento es absolutamente ejemplar y sabe cómo lidiar cada situación. Cuando finaliza un partido y el jugador está cabreado porque su entrenador ha tirado el partido, porque ha fallado el lanzamiento importante o porque su compañero no le ha pasado ni una, su reacción suele ser más que sosegada. Es un auténtico crack. Cuando veo la entereza de ellos no me pongo a pensar si gana  poco dinero o si su cuenta corriente está repleta de euros. Me maravilla su capacidad de autogestión de los sentimientos.

Ni que decir tiene que vivir en el Palace si te tienes que vestir de corto estos días no debe ser fácil. La razón principal es que en ese hotel están siempre los medios esperando a que bajen las estrellas para preguntarles sobre cualquier nimiedad. Refugiarse en la habitación y responder a las llamadas imprescindibles son los dos hábitos mejores que puede llevar a cabo para relajarse.

Ya falta menos para la Copa.

 

Incógnitas precoperas


Mañana por la tarde comenzará la Copa del Rey y yo tengo varias dudas previas que resumiré en los siguientes diez puntos:

– ¿El Real Madrid será capaz de rendir al mismo nivel que contra el Montepaschi Siena o al mismo que contra el Fuenlabrada?

– ¿El Barcelona no arrollará en alguno de sus tres encuentros?

– ¿El Gran Canaria podrá competir con su equipo tan escaso por dentro y no excesivamente reboteador (la baja de Savané incide aún más en las posibilidades de un equipo que en la liga sí reboteaba)?

– ¿El DKV Joventut perderá por menos de 20?

– ¿El Bizkaia Bilbao Basket podrá rendir en una cita importante y no fallar en ella? En 2010 tanto en las semifinales de la Eurocopa como en los cuartos de la Copa los de Katsikaris fracasaron.

– ¿Se verá a un Caja Laboral ultradefensivo y muy rápido en ataque o a un equipo lento en defensa y triplista por antonomasia?

– ¿El Valladolid podrá superar a un equipo más crecido y superior por dentro como el Valencia?

– ¿El Valencia seguirá tan descompensado por fuera como en el último partido del Palau?

– ¿La afición madridista se hará notar ante las otras 7 antimadridistas? Lo que viví en Bilbao fue brutal y en 2009 no varió mucho la cosa.

– ¿El MVP no será Navarro?

La única certeza que tengo es que si el Real Madrid llega a la final el MVP será Carlos Suárez (al tiempo, y escrito queda).

La Copa del Rey en mi twitter


Debido a que estaré un poco más suelto de funciones en la próxima Copa del Rey de Madrid, estableceré una comunicación constante con todos los twitteros y facebookeros durante el trancurso de las 4 jornadas. Esperamos pasarlo muy bien y que haya muchas sorpresas y emoción. Mi twitter es CVelascoGigante. Ojalá que muchos os convirtáis en seguidores de mi cuenta en el Twitter. Desde el jueves el máximo espectáculo en el Palacio de los Deportes de Madrid.

Sobre Ricky Rubio


Tengo ganas de hablar sobre Ricky Rubio. Me parece que su temporada está siendo irregular. Y ya está. Ni hay que decir que no será un superclase ni hay que discutir sobre si su tiro produce estupor. Es un jugadorazo, aquí y en la Conchinchina. Produce inquietud a los atacantes con sus largos brazos, penetra muy rápido a la canasta y sabe asistir tan bien o mejor que los que casi sólo saben dar pases por detrás de la espalda. Por lo tanto, asistimos a un megacrack al que hoy en día no es tan fácil defender y sí criticar.

Sobre su posible desembarco en la NBA tengo la siguiente valoración: si Eyenga (con todos mis respetos para él) tiene un hueco entre los 400 jugadores de esa liga, Ricky debería ser titular en cualquiera de los 20 peores equipos de la NBA (lo cual sólo nos dejaría 10 interesantes bloques) y debería jugar 35 minutos por lo menos. Si a alguien no le gusta lo que he escrito, que comente lo que estime en este blog.

Frases antológicas


Derrota en el fin de semana y toca leer el libro ‘La ley de Murphy’ que me regaló un amigo hace casi un año. Siempre me hacen gracia unas cuantas frases que para mí son antológicas. Cuando tengáis unos segundos para reíros, no dudéis en seguir leyendo:

– Regla fundamental de la Historia: No es que la Historia se repita, es que los historiadores se copian unos a otros.

– Ley de Hlade: Si usted tiene una tarea difícil, confiésela a un hombre vago porque él encontrará la forma más fácil de hacerla.

– Definición de Webwer: Un experto es aquel que sabe cada vez más sobre menos cosas, hasta que sabe absolutamente todo sobre nada.

– Máxima de Matz: Una solución es el punto en el que usted se cansó de pensar.

– Ley de Miller: No se puede saber la profundidad de un charco hasta que uno no ha metido el pie en él.

– Ley de Segal: Un hombre con un reloj sabe qué hora es. Un hombre con dos relojes no está seguro de la hora.

 – Ley de Malek: Cualquier idea simple se puede explicar de la forma más complicada que exista.

– Regla de Blalek sobre el éxito: Confíe sólo en aquellos que perderían tanto como usted si las cosas fueran mal.

– Ley de Nevers sobre la complejidad: Los temas más sencillos son aquellos de los que no se sabe nada.

– Ley de Finnigan: Cuanto más lejos esté el futuro, más bonito nos parece.

El liderazgo en un equipo de baloncesto


¿Quién debe ejercer el liderazgo en un equipo de baloncesto, ya sea amateur o profesional? ¿El jugador más experimentado? ¿El entrenador? ¿El que mete más puntos? ¿El que tiene más carisma? ¿El que lee mejor el juego? ¿El que se mete en menos problemas? ¿El que dice las cosas a la cara? ¿El que junta a los compañeros cuando hay un bache en el juego durante un partido? ¿El que da la razón al entrenador?

Es una cuestión que me parece muy interesante y que no promueve la formación de teorías sólidas, es más, sólo añadiría dos clasificaciones o posibilidades:

– Que el liderazgo venga ejercido por el entrenador: En ese caso todos los jugadores se deben sentir muy identificados con la marcha del equipo y deben conocer perfectamente sus roles (cada uno debe saber si debe tirar 10 tiros o si debe jugar sólo 15 minutos). El problema de este liderazgo se evidencia a la hora de confeccionar una plantilla: todos los jugadores deben ser homogéneos en su comportamiento y no rechistar al entrenador sin permiso previo.

– Que el liderazgo lo acarree un jugador: Si se trata de un equipo joven, a veces cuesta otorgar esa posición y queda difuminada en ciertas circunstancias negativas. Si hay una gran diferencia en cuanto la edad, indudablemente habrá dos factores: años de permanencia en el club y veteranía.

Aportaré otro detalle más: no es igual ser un líder en la cancha que fuera de ella. Por ejemplo, yo, como entrenador, me identifico más con la primera que con la segunda. En cambio un buen jugador (quizás llamado capitán dentro del grupo) es alguien que puede desempeñar la función en ambos apartados.

Pondré dos contraposiciones: en el Real Madrid o en el Valladolid de la ACB los que ponen el liderazgo en la cancha son los entrenadores (mientras que fuera de la misma se diluye entre los jugadores, más visible en el Real Madrid). En cambio, en un equipo de 1ª Nacional, normalmente es el entrenador el que mueve todo el cotarro.