Un blog sobre política, deportes, viajes, cultura, sociedad… ¿Algo más?

Exceso de humildad


Una tarde estaba con 3 amigos sentado en una terraza. El día antes yo había jugado contra un equipo muy superior a mí y estaba diciendo a un amigo que mi equipo modesto había perdido por dos, un resultado muy meritorio por lo difícil que era el rival gracias a sus fantásticos jugadores, 5 o más de ellos con un nivel de una liga de más arriba.

Él me contestó que yo tenía un exceso de humildad. Que si perdía de 2 contra ellos, yo lo sobrevaloraba; que si perdía de 20 era normal y me mostraba como un pupas pobrecito; y que si ganaba, yo iba a vender que yo era el mejor entrenador del mundo. Era una forma de vanagloriarme, según él.

Lo estuve pensando durante mucho tiempo. ¿Hasta qué punto podemos o sabemos ser humildes? ¿No existe la humildad, sino más bien la arrogancia encubierta? ¿Uno es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras, pero no puede ser dueño de sus palabras y esclavo de su silencio? Si yo soy pobre, ¿tengo un mayor mérito o una legitimidad más apropiada que un rico?

Dejo abierto el debate y según las conclusiones que saquemos, así asumiré un punto de vista u otro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: